0

Cosas chachis del mundo 1

Hace tiempo que quiero hablaros de los descubrimientos, fortuítos o no, que nos cambian la vida y los hábitos casi sin darnos cuenta. Os hablaré de descubrimientos recientes y de otros que he hecho hace tiempo, pero que todo el mundo debería conocer y probar, al menos una vez!

Para empezar, me gustaría hablaros de nuestra amiga la coliflor, que tantos quebraderos de cabeza trae a alguna gente porque no encuentran modo atractivo de cocinarla! Para mi ese periodo se acabó, hasta casi el punto de ser uno de mis elementos favoritos en la cocina (hay miles de recetas atractivas para cocinarla)!

Sin duda, el descubrimiento más sencillo y reciente que he hecho, y que está delicioso en torno a la coliflor ha venido de la mano de “Mi vida con un vegano” ó, perdonad que no recuerde de dónde surgió la idea original, de Cocina de Nihacc. La coliflor al horno debería ser un acompañamiento o plato principal básico en vuestras cocinas, cuando la probeis no sereis capaces de abandonarla!

Cómo la hacemos?

Laminamos finitos los ramilletes de coliflor. Disponemos en una fuente de horno. Aliñamos con sal, pimienta, ajo en polvo y aceite de oliva (podeis probar también con otras especias), y al horno hasta que se dore un poquito y esté tierna! Ñaaaaaam! Sólo pensarlo se me hace la boca agua!

Imagen

El segundo descubrimiento que hoy os acerco es el de la panela. La panela es el jugo de azúcar de caña que se evapora durante su procesado. Es el azúcar más natural (no procesado) que hay y mantiene muchas interesantes cualidades que se pierden en el azucar refinado o moreno. Además de aportar minerales tan importantes como el hierro, entre otros! Se vende en grandes superficies o comercios dedicados a la gastronomía latina, en forma de bloques redondos y su precio es muy asequible. En algunas superficies empiezan a disponer de panela granulada, pero la verdad es que es muy sencillo rallarla en casa con un simple rallador y listo! No os la perdais! Se puede utilizar para endulzar infusiones, tomar con agua caliente, cocinar postres,etc. Un producto lleno de posibilidades!

Imagen

El último hallazgo que os dejo, y este sí que lo practico desde hace poquito de manera metódica es el yoga! Si llevais una vida ajetreada, el estrés diario puede con vosotr@s, teneis problemas de espalda o quereis apuntaros a una actividad física diferente, con toques muy espirituales y de escucha al propio cuerpo, decantáos por el yoga y no os arrepentireis! Habrá un antes y un después en vuestras vidas!

Imagen

3

Albóndigas de soja texturizada…yum!

Por aqui os dejo, a mi estilo, una de las últimas recetas que he descubierto para cocinar soja texturizada! Muy sencilla de hacer, barata y con un resultado genial…he añadido algún truquillo propio y un poco de mi estética! Espero que os gusten!

Ingredientes para unas 12 albóndigas

-1 vaso de soja texturizada fina

-1-2 tazas de garbanzos cocidos

-arroz previamente cocido (ración como para una sola persona, muy cocido)

-pan rallado (no demasiado)

-salsa de soja

-ajo en polvo, perejil, sal, pimienta

-aceite de oliva

1. Dejar a remojar la soja texturizada fina (mucho más versátil que la gruesa o la intermedia). Por cada vaso de soja texturizada, yo añado un vaso de agua bien caliente, un buen chorro de salsa de soja y remuevo. Dejamos que “remoje” como unos 10 minutos.

Paso 1 escalado

2.Hacemos un puré con el arroz cocido y los garbanzos

Paso 2

3.Añadimos a esta mezcla la soja texturizada, el pan rallado (a ojo, para que la masa de las albóndigas quede manejable pero tampoco muy pesada), el ajo en polvo, perejil, sal y pimienta.

Paso 3

4.Yo amaso un poco esta mezcla con las manos para verificar que está manejable y que todos los ingredientes estén bien mezclados

Paso 4

5.Formamos las bolitas

Paso 5

6.En este paso he añadido un cambio, ya que para cualquier rebozado suelo utilizar la harina de garbanzo…absorbe menos aceite y suele garantizar que nuestras hamburguesas o albóndigas vegetarianas no se deshagan al freir o guisar. Rebozamos ligeramente con harina de garbanzo.

Paso 6

7.Freir en abundante aceite

8.Servir acompañadas de una ensaladita, como tapa o con pasta. En mi instagram podreis comprobar que las he utilizado ya de diversas maneras con muy buen resultado!

Paso 7

Receta original: Compilación de Foro Vegetariano “Especial Seitán, Soja texturizada, Tempeh y Tofu”

Besos y hasta el próximo post!

2

Harrira; deliciosa sopa árabe!

Hoy toca ofreceros una entrada gastronómica, original, sabrosísima y que os costará cuatro duros! Apta hasta para lxs cocinerxs más inexpertxs! Mi bienvenida al otoño va, pues, de la mano de esta receta que inicialmente me descubrió mi gran amiga Maria, a la que le mando un abrazote desde aqui!

Para empezar, deciros, veganxs o vegetarianxs míxs (aunque esta sopita es estrictamente vegana), que esta receta nos va al pelo en lo que respecta a comer legumbres de manera asidua! Tiene un sabor especiado y cálido que agradecereis para estas noches en que ya se nota el cambio de temperatura!

Que necesitaremos:

130g de garbanzos

50g de lentejas

2 cebollas grandes en juliana

2 dientes de ajo picados

4 tallos de apio picados

una rama de canela (sí, fiaos de mi, en la canela está la clave)

una cucharada postre de cúrcuma (me encanta esta especia, además es especialmente recomendable para calmar afecciones de estómago, aunque no precisamente usándola en una receta como la que hoy os acerco)

pimienta negra

1 lata de tomate triturado (400g)

25-40 gramos de fideos ( a mi me gusta usarlos gruesos, por ejemplo nº4)

perejil o cilantro fresco (opcional)

sal

Y ahora qué hago con todo esto?

Tienes dos opciones, o dejar las legumbres a remojo la noche anterior o bien cocerlas en ese inventazo que es la olla exprés! Yo utilizo olla exprés, sin remojo ni nada las cuezo inicialmente una media hora. Me sonaba un poco raro esto de cocer todo junto, lentejas y garbanzos, en previsión de que las lentejas tienen una cocción más rápida, pero parte de la lenteja pasará a ser el “fondo” de caldito para hacer esta rica sopa. Si no usais olla exprés os diría que una cocción de 55 minutos o hasta que los garbanzos estén un poco blanditos.

Una vez cocidas las legumbres, escurrimos y reservamos. Es MUY IMPORTANTE reservar el agua de cocción de las legumbres que será la que dará una coloración y sabor especial a nuestra sopa. Nos hará falta como un litro de esta agua de cocción.

Ahora sofreimos en nuestra olla, con aceite de oliva virgen, la cebolla, el ajo y el apio hasta que la cebolla empiece a volverse transparente. En ese momento añadiremos las especias (cúrcuma, canela y pimienta negra) y removeremos para que no se quemen. Este golpe de calor que damos a las especias es muy importante para que empiecen a desprender su aroma, pero cuidadín que son delicadas y se queman muy pronto…así que un minuto o dos pegándole vueltas y añadimos las legumbres ya cocidas, el tomate triturado y el agua de cocción. Una vez añadidos cerramos la exprés y cocemos durante unos 10 minutos ( en el primer punto de presión) o el doble en una olla tradicional.

Casi ya tenemos nuestra sopita a punto! La verdad es que es una receta que más que trabajo, requiere de tiempo para la cocción de las legumbres…el resto está chupado!

Así, por último, con la olla funcionando ya como una olla normal, añadimos los fideos y dejamos que se cuezan el tiempo indicado en el paquete. Si nos apetece, para darle color o más sabor, es entonces cuando deberemos añadir el perejil y/o el cilantro fresco picadito!

Sopa lista para servir! Cuidado no os quemeis la lengua…espero las opiniones de todxs aquellxs que gracias a mi post os lanceis a por este clásico árabe de las sopas! Bon profit!

PD: Un besito a mi vegeta, que ayer mismo estuvo disfrutando a tope de su cuenco de harrira! Te esperan muchas recetas deliciosas hechas por estas manitas!

Imagen

Fuente: Recetas vegetarianas del mundo de Sarah Brown

7

Planifica tus menús…

Ataca a la crisis desde el supermercado! 
Yo antes, prácticamente, ni hacía  lista de la compra… en esos años de  facultad, en los que estás más   pendiente de los horarios y las  fiestas… cogía del supermercado lo  que me apetecía, más que lo que  necesitaba. En la despensa   universitaria no falta la pasta y el  arroz, las croquetas y la pizza  margarita, yogures y tuppers de la  “mamma”. Fue más o menos en aquel entonces, cuando me empecé a dar cuenta de la necesidad de controlar más mi alimentación. Y el problema no era únicamente la cesta de la compra;  las salidas, comidas rápidas y desayunos con donuts… tampoco ayudaban!
Entonces el resultado suele ser… gran facilidad para contagiarse de gripes y catarros, y que no sé sabe cómo… la ropa del veranito pasado ya no te va!
Sin embargo, y sobre todo, al convertirse al vegetarianismo resulta imprescindible planificar lo que comes, no como una obsesión, si no como apoyo a tu propio organismo.De todos modos, esta medida no resulta únicamente útil para aquellos que hemos “renunciado” a la carne. Como administradora de una economía doméstica, me he dado cuenta de que comprar con lista de la compra, ayuda! pero, planificar y comprar según el menú semanal nos ahorra dinerito…
Ahora ya no tengo que tirar esas cosas olvidadas en el fondo de la despensa o el frigorífico, y nunca me encuentro con un montón de ingredientes sueltos que ,por sí mismos, no valen para cocinar nada decente. No se me caducan los productos y el resultado es que compro y consumo, casi exclusivamente, lo único que necesito (todos caemos de vez en cuando en tentaciones que sabemos que no forman parte de nuestras necesidades… y qué bien nos sientan!).
Pero, por qué para los vegetarianos esta medida resulta un “imprescindible” a la hora de conservar la salud y hacer realmente efectivo tu “cambio de hábitos”?
Para empezar, sí es cierto que existen algunos elementos que carne y pescado nos proporcionaban que deberemos “suplir” con otros elementos… pero tranquis! qué nadie se me suba tire al cuello! no se trata de tomar complementos vitamínicos ni hacer uso de cosas raras. Lo único que habremos de tener en cuenta es que debemos hacer un consumo más frecuente de legumbres e investigar algunas nuevas formas e ingredientes. Cuando pensamos en comer más legumbres, todos pensamos en los “pucheros” de toda la vida, pero lo cierto es que las legumbres se pueden consumir como hamburguesas , patés  (rico,rico!) y guisos varios.
A la hora de planificar nuestro menú semanal, debemos contar con un mínimo de 2-3 platos de legumbres semanales.
Deberemos consumir seitán, soja (y sus derivados) o quinoa 1-2 veces por semana. Esto no resulta ningún coste añadido, menos todavía si tenemos en cuenta el precio de la carne en el mercado. Si tu conversión al vegetarianismo es firme, será imprescindible que te acostumbres a preparar tu propio seitán (a partir de harina de gluten), hamburguesas y patés. Esto reducirá notablemente el gasto en la cesta de la compra y no te resultará un gran esfuerzo… pero, deberás acostumbrarte al cambio, ya que ser vegetariano implica un cambio de hábitos a nivel general… deberás mantener una actitud investigadora y rigurosa respecto a lo que comes y siempre, siempre, tendrás que tener activado tu sentido “anti-timos”, porque es frecuente que te acaben seduciendo con productos innecesarios en establecimientos especializados. Si eres vegetariano  no necesitas que en tu vida habitual existan chorizos vegetales hechos con soja, guisos que saben a pincho moruno o productos milagro que te mantienen sano y fresco. Todo esto puedes hacerlo tú solito/a en casa, asistiendo una vez al mes a tu herbolario (yo he localizado una entidad sin ánimo de lucro y prefiero comprar mis productos allí). Para empezar… si eres vegetariano/a, seguramente no te atraerán mucho ciertos sabores “cárnicos”, además piensa que para conseguir este tipo de sabor mediante la soja (o este tipo de ingredientes) se necesitan muchos aromas artificiales. Por ello, yo creo que lo más inteligente es volver a los sabores tradicionales y a recetas de otros países… a base de hortalizas y verduras que se encuentran en cualquier super.
Para complementar, te será muy útil aprender a elaborar hamburguesas (harán las veces de “filete”) de tofu, avena, lentejas, etc. , falafel, patés y diferentes recetas de algas… es ponerse, además asistirás a un proceso de “redescubrimiento” de tu paladar y alimentación cotidiana. Merece la pena!

Aún así, y en momentos de agobio o mucho trabajo… es posible que caigas en precocinados y soluciones rápidas (véase pizzas vegetales a tutiplén, lasañas de verduras o bocatas), por lo tanto, es mejor que planifiques los menús para equilibrar estos “excesos”, que más que serlo, tienen como único inconveniente que no tendrás claro si tu dieta semanal ha sido todo lo equilibrada que debiera. Esto es más importante en aquellas personas que no consumen ni leche (o derivados), ni huevos, ya que deberán estar más pendientes de consumir aminoácidos, vitaminas del grupo B o ácidos grasos omega. Yo recomiendo un puñadito de frutos secos al día, no incrementará mucho el número de calorías ingeridas y te proporcionará nutrientes importantes.
Para las personas “no-vegetarianas”, o las cercanas a esta opción , el siguiente mensaje; Planificar vuestros menús os ayudará a ahorrar (y mucho) en tiempos de crisis, y no sólo eso, será la puerta de entrada a una mayor variedad en vuestros menús. Pronto os daréis cuenta de que repetimos siempre  las mismas fórmulas, pero al verlo “por escrito” se nos encenderá un nuevo sentimiento de búsqueda de nuevas recetas y productos con los que deleitarnos, nosotros mismos, a familiares y amigos.
Dejad a un lado la pereza inicial de hacer constar los menús por escrito, ya que son muchos más los beneficios de hacerlo que la comodidad de continuar en la inercia de siempre.
15

Hummus casero

Qué ilusión! Ayer hice mi primer hummus casero… y me salió de rechupete. Es una receta para principiantes, pero como ahora lo hay en algunas superficies como Mercadona, uno se deja llevar por la pereza y no se pone ” a ello”… sin embargo, merece mucho la pena hacerlo en casa, sale más barato y yo creo que sale bastante más rico.. hum!
Bueno, antes de nada, para la gente que no sea vegetariana… os aclaro, el hummus es un paté de garbanzos ( que no os tire para atrás el hecho de que sea de garbanzo cocido! está muy bueno!) que vale para untar, mojar (“dipear”) y en recetas un poco más “exóticas”, para rellenar. Además es un muy buen modo para que los niños , o personas a las que no le agrada comer las legumbres al estilo habitual, coman legumbres y se beneficien de sus propiedades.
Pero, pasemos al meollo…

Ingredientes para hacer hummus casero

  • 1 bote de garbanzos cocidos(250g. o el bote entero, añadiéndole el resto de ingredientes proporcionalmente.
  • 3 cucharadas soperas de tahini (puré de sésamo; no os alarméis, es muy sencillo y bastante barato hacerlo en casa; sólo tendréis que comprar un paquete de sésamo en el herbolario, tostarlo en cualquier sartén y pegarle con la batidora , añadiéndole un poco de sal)
  • 1 diente de ajo grande
  • Pimentón dulce
  • Comino molido
  • Zumo de medio limón
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

-Primero, y este paso es muy importante para cualquier receta que los use, tendrás que lavar los garbanzos en un escurridor para eliminar esa agua chunga con la que vienen.
-Pásalos al recipiente en el que batirás la salsa
-Añade el tahini, que previamente habrás elaborado con tu batidora… son dos segundos!, el zumo de limón, el diente de ajo pelado y machacado, media cucharadita de pimentón dulce, media de comino molido, aceite de oliva, un poco de agua… unos 100-150ml. y sal.
-Batir todo bien
-Deja en el frigorífico un par de horas para que se asienten los sabores
LISTO!!!! Rico, sano y fácil! para qué queremos más?
Como ya os había dicho, ahora podéis utilizarlo untado en pan tostado y crujiente, mojar nachos o rellenar hortalizas. Yo ayer   rellené unos calabacines y quedan muuuy ricos!!!
Podéis asarlos en el horno unos 15 minutos en el horno, una vez vaciados e impregnados en aceite de oliva y orégano. Después   solamente tendréis que rellenarlos con el hummus, ponerles por encima un poco de pimentón y queso rallado, y,  a gratinar!!!   Además podéis acompañar con cualquier salteado en el wok…yo acompañé con un salteado de lombarda, coliflor al curry y  pipas de calabaza. Vosotros diréis la pinta que tiene esto!!!

Probádlo y ya me contaréis! Agradezco que me dejéis algún comentario después de haber probado la receta!
8

Complementos vegetarianismo 1

Este “post” está dedicado a todos aquellos compis “vegetas” que os iniciáis en el mundillo o a los que queréis saber más… El proceso de “formación” no acaba nunca porque hay muchos productos que no se publicitan y resultan formidables maneras de conservar la salud, vivir bien a gusto e incluso mantenernos más jóvenes. Eso, por no hablar de la importante reducción en el uso de fármacos,  que logramos sustituir por productos totalmente naturales.
Seitán “la carne vegetal” : De ahí podemos adquirir una gran parte de proteínas de origen vegetal. El seitán se elabora y está formado principalmente por gluten de trigo, por lo que no sería apto para celíacos. Si lo compráis directamente, tiene un aspecto marrón y lo hay en filetes, pincho moruno, ya guisado, etc.  Yo lo hago en casita, compro el gluten, lo amaso y a la olla a presión. Si queréis más información…
Tofu o “queso de soja”: Conocidísimo derivado de la soja. Se compra hecho o se puede hacer en casa con la “Sojamatic”. Al ser derivado de la soja el aporte proteíco es bastante interesante. En el mercado hay gran oferta de “tofus” ; natural, finas hierbas, ahumado,etc. Si lo comes sólo te parecerá bastante insípido, yo lo utilizo para hacer patés vegetales y para la boloñesa.
Soja texturizada : En cuanto la descubráis no podréis prescindir de ella. La hay “gruesa” y “fina” y tiene el mismo aspecto que la “carne picada”. Nos sirve para hacer lasaña, pasta boloñesa y rellenar diferentes hortalizas. Sabe pelín a soja, pero cuanto más la remojeis (remojo previo en agua caliente) y empapéis en salsitas , más sabrosa queda. Si queréis dar el palo a amigos y conocidos “carnívoros”, hacedles un platito de espaghetti a la boloñesa…con “carne de pollo”, ni se darán cuenta!
Quinoa o “quinua”: Se trata de un cereal andino con muchísimas propiedades nutricionales. La más importante para los “vegetas”, es que nos aporta gran cantidad de proteína, aminoácidos (en especial un tipo de aminoácido sintetizado que solamente se encuentra en la carne de animal), vitaminas B (familia muy necesaria) y mucho más hierro y minerales que el resto de cereales (como arroz, trigo u otros). Se prepara como los arroces, además podéis utilizarla para hacer tortillas…quedan de muerte!. No contiene gluten.
Algas : Las algas son todo un mundo. Las hay muy diferentes y su sabor también cambia bastante. Aportan gran cantidad de minerales, por lo que son interesantes como complemento, en dietas vegetarianas y también carnívoras. Yo utilizo alga kombu en los guisos de legumbres (después de la cocción se desecha), nori para el sushi, hiziki y  e espaguetti de mar para hacer fideuá o tempura, etc. 3252_70586459298_70585564298_1542003_1958727_nPara quien no haya comido previamente algas, es mejor comenzar con las de sabor más suave, como la hiziki.
Con esto no hemos acabado… hay otros productos muy útiles para complementar la dieta vegetariana, mantenernos sanos y demostrar a la gente que somos personas responsables con nuestra salud.