7

El tejido mismo de la naturaleza se rompe

Hola chicas/ os!!! Aquí estoy dando guerra otra vez… Hoy vengo dispuesta a contaros un poquito sobre el origen de este blog, como idea, porque al final, como muchas cosas en la vida, esto ha acabado siendo un “sindiós” de temas mezclados, eso sí, con mucha ilusión y cariño.
Pues, la idea de este blog surgió de un proyecto previo, que todavía conservo aunque un poco abandonadillo. Hace cosa de un   año, o algo más (tenía razón esa gente que me decía que a partir de una edad los años pasan y ni te enteras) empecé a llevar un diario ecológico en el que iba escribiendo,  dibujando y siguiendo un proyecto plástico en el que registraba, de un modo u otro,  todas aquellas cosas que había comenzado a poner en marcha   para mejorar el estado ambiental del planeta; al principio las cosas típicas, como cambiar las bombillas por otras de ahorro, crear un pequeño   jardín en el balcón, plantar un árbol o ir en   bici a trabajar y más tarde, haciendo un listado de cosas pendientes o que no debía olvidar. Pronto   surgió  la ilusión de crear   un  blog que reflejase este “cuaderno de bitácora”… sin embargo, acabó surgiendo el Uyquecosas.
La verdad es que el resultado, aunque un poco “barulleiro” y discontínuo, me tiene contenta, sobre todo cuando veo que diariamente  hacéis búsquedas relacionadas con los temas por los que el blog nació; desarrollo sostenible, medioambiente, vegetarianismo (etc.) . Así que me gustaría retomar un poquito del espíritu que le hizo nacer e intentaré colgar pequeñas reseñas, documentos gráficos o recomendar materiales que me hayan ayudado, como parte de la filosofía de compartir “sabidurías adquiridas”.
En esta entrada, me gustaría llamar vuestra atención acerca de la serie de documentales “Planeta Tierra ; Planet Earth” de la BBC, material resultante del proyecto de la película “Planeta Tierra”, por su planteamiento interesante y bello.
En el documental “Salvando especies” se plantean varios dilemas al respecto del funcionamiento y planes de futuro de las asociaciones conservacionistas.
Uno de los dilemas más importantes a la hora de continuar dicha labor es la de si tiene algún sentido continuar trabajando cuando existen seres humanos sufriendo y muriendo cada día. La respuesta es sí, pero si queremos continuar protegiendo y preservando los espacios naturales de nuestro planeta, hemos de abordar también aspectos relacionados con la pobreza máxima que padece más de la mitad de la población mundial. De esta manera podremos hacer partícipes en los planes de defensa y protección a esas tribus y pueblos para los que esas reservas naturales son su hogar, quiénes mejor que ellos para saber qué camino seguir? Sin embargo, la pobreza y explotación a la que están sometidos no hacen posible que así sea.
Otro punto de interés es el de qué especies deben de ser las prioritarias a la hora de “invertir”, está bastante claro que no se podrá salvar a todas. Lo cierto es que esto es un aspecto complicado en el que influye el márketing y carisma de ciertas especies como el oso panda o polar. Es cierto que mucha más gente se ha interesado por el conservacionismo a través de simpáticas mascotas, grandes mamíferos o aquellos animales que para nosotros siguen representando un mundo salvaje, lleno de encanto, como pueden ser tigres, leones, panteras etc.
Sin embargo, los expertos afirman que seres como  los insectos y  anfíbios, que desaparecen de manera alarmante, son parte fundamental del tejido de la Tierra,  aunque representen el lado menos atractivo y emocional. Se calcula que se están perdiendo al menos un 50% de las ranas del planeta, la mitad de las selvas, la mitad de las superficies pantanosas y la mitad de los pastos.
Sea como fuere, una cosa es clara. Antes os escribía que SI merece la pena luchar por las especies en extinción a pesar de problemas emergentes de mayor urgencia. Por qué esta lucha no debe dejarse a un lado? Os contestaré con un frase de este mismo documental, bella y cierta, ya que animales , vegetales y personas  formamos parte del mismo planeta, y queramos o no mantenemos una dependencia mutua que no podemos analizar cada día,  pero que existe.
Debemos seguir luchando porque cada vez que perdemos una especie, no desaparece un tipo de rana o de ciempiés y punto…  “si perdemos una especie el impacto no será muy grande, pero si seguimos perdiendo especies una tras otra, lo que ocurre es que el tejido mismo de la naturaleza se rompe y esas roturas tendrán consecuencias muy negativas para los humanos que habitan el planeta” M.A. Sanjayan (Director Científico de The Nature Conservancy)

9

Qué pasa con los semáforos en ámbar?

Da igual que vaya caminando, en bici o como pasajera en coche… todavía no entiendo el sentido de los semáforos en ambar, no creo que sea porque todavía no tenga el carnet de conducir, porque entiendo perfectamente la “finalidad” de estos como un aviso del paso de rojo a verde (o viceversa) para coches y viandantes…

Sin embargo, existen algunos de estos semáforos en ámbar que son un peligro constante. Yo pensaba que quizás sería cosa de   vivir en una ciudad grande, pero resulta que he estado en mi casita estas navidades y ocurre lo mismo en las ciudades medianas   e incluso,  en los pueblos!
Pero, entremos en materia…cómo un semáforo puede convertirse en un enemigo de la seguridad del que lo utiliza? Bueno, en   realidad , me refiero a determinados cruces, escasos de visibilidad, que nos ofrecen vía libre (semáforo en verde) a los   peatones (caminantes, ciclistas, patinadores o carritos de bebé), pero permanecen en ámbar para el tráfico rodado. El   resultado de este tipo de cruces es, en todo caso, jugársela. Tendrás que pasar a lo “Paco Martinez Soria”, casi con temeridad,  ya que únicamente cuando estás en el centro del paso cebra parecen darse cuenta de tu existencia. Nunca te cederán el paso y si  en algún caso reprochas al conductor, apuntando con el dedo hacia la luz verde que te permite el paso… es posible que te   increpen, gesticulen y si no te vas…no sé, podrían lanzarte algo desde el coche o bajarse… y  todo,por cruzar un semáforo en   verde!
Todo esto suena cómico, y no es menos cierto que en estados de indefensión aprendida, el humor negro es lo único que nos queda. Pero lo que sí se puede asegurar es que la sospecha planea sobre casos de atropellos a ciclistas en pasos cebra. Es posible que alguno de los dos (ciclista o conductor) no hubiesen respetado la señalización, pero no es menos posible que este tipo de señal engañosa para los viandantes, junto con la poca paciencia de los conductores, estresados por la vida de la ciudad, sea una mezcla explosiva que nos ofrezca como resultado una “posible” mayor fluidez del tráfico en nuestras ciudades, pagando el alto precio de crear una serie de puntos negros para parte de sus habitantes.
Yo, ahora mismo, vivo en Valencia y tengo localizados varios pasos del estilo; en la Ciudad de las Artes y la Ciencias, en alguno de los puentes que cruzan el cauce viejo del Turia, en la zona de Blasco Ibañez (…), pero creo que habrá muchos más que yo no transite y sean  igual de peligrosos. Solamente apuntaros, que SÍ que me la he jugado al pasar por estos semáforos en verde: he tenido que esquivar a motoristas y coches que entraban “despistados” en la incorporación (siempre preferencia para los que ya estamos en ella), pararme en medio del paso cebra para “hacer presión” y que pudiesen pasar otros (personas con dificultades en la movilidad, carritos, niños en bici, etc.), discutir con conductores estresados que te llaman de todo menos bonita/o e incluso me he dado golpes con mis compañeros de excursión por tener que hacer una frenada de emergencia…
Para las personas que viajan en coche ( en todas sus variantes) no deja de ser una anécdota, una mala leche cotidiana que luego contarán a sus coleguitas y familiares… pero para ciclistas, patinadores y viandantes no es ninguna broma, ya que lo que para ellos pudiera ser un pequeño golpe sin importancia para nosotros puede resultar mortal, al carecer de carrocería que nos proteja de este tipo de incidentes.
No sé si deberíamos pedirle a los ayuntamientos que eliminen estos puntos poco seguros de nuestras ciudades, o simplemente apelar a la paciencia y civismo de nuestros compañeros de circulación… Sea como sea, me parece que este es un punto interesante a la hora de debatir y reclamar a nuestras instituciones. Y vosotros qué decís? es ignorancia mía o son realmente un peligro estos semáforos en ámbar?
2

El desencanto

Hace un par de días me he deleitado con una sesión digna de aquellas primeras veces en que uno tiene una extraña sensación al sentarse delante de la tele a ver varias horas seguidas “Lo que el viento se llevó” o “2001”. Dediqué una tarde de mi vida a ver y analizar las dos partes del documental cinematográfico de “El desencanto”… una narración en primera persona sobre la estela de la familia Panero, viuda y tres hijos del fallecido poeta Leopoldo Panero, considerado el poeta oficial del régimen.
En el momento de su estreno, la primera parte de “El Desencanto”  no dejó indiferente a nadie. Según el testimonio del propio Michi Panero, las reacciones hacia su familia pasaron desde el rechazo y censura más absoluta a la fascinación por parte de otros. Quizás lo más vanguardista para una época, entre el 72 y el 76 cuando la sombra del tardofranquismo estaba aún presente, es el ver cómo una familia pertenenciente a la burguesía rompía los límites entre lo público y lo privado, contando su historia familiar con una naturalidad y sentido del humor que no deja indiferente al espectador. Quizá una historia más frecuente de lo que creemos, una historia presente un muchas de nuestras familias y corazones… pero no por ello, menos trágica y amarga. Para muchos, paradigma de la España franquista, años más tarde,  el fiel reflejo de un complejo sistema de relación familiar y un documento existencialista en el que la psicología y psiquiatría retratan el periplo vital de sus miembros.
Todo ello con el privilegio que otorga al espectador el poder hacer balance en la segunda parte “Después de tantos años” … que coloca a sus personajes 20 años más tarde, observando cómo las tendencias de juventud de cada uno acabaron siendo una pesada carga en la adultez.
Pero… por qué el “Desencanto”??? En palabras del propio Michi, el desencanto es esa sensación vital que le ha acompañado hasta su muerte, salvo en 4 ó tal vez 5 frágiles ocasiones en las que el “encanto” se ha abierto paso… la angustia, el aburrimiento, el hastío de vivir la vida que nos ha tocado…
La verdad es que a mi me ha gustado mucho más allá de este carácter trágico del existencialismo. Es un imprescindible para personas a las que interese la psiquiatría,  la psicología sistémica , la literatura e incluso, el arte, ya que los diferentes miembros son… en cierto modo, artistas e intérpretes de su propia tragedia humana.
Bufones, performistas prematuros, esperpénticos, edípicos… profundos, sinceros, analíticos o de una inteligencia sensible e incluso sobresaliente, analizando aquello que les ha tocado vivir.


Largo e intenso, pero muy recomendable!