0

Comprar mis medicamentos; una Odisea Espacial. GRRRRRRRR

Me gustaría empezar esta entrada recordando esta pancarta tan acertada. “Si estar enferm@ es una desgracia, el/la que se lucra con ello es un/a desgraciad@”

Por desgracia, a lo largo de nuestra vida padeceremos enfermedades. Unas más serias que otras, unas más molestas que otras. Yo había pensado siempre que la “deslocalización” de los servicios, vía comunidad autónoma o vía ayuntamiento (etc.) era siempre una ventaja. La deslocalización de los servicios suele llevar pareja una atención más personalizada y adaptada a las necesidades del barrio o zona. Pero, qué ocurre en nuestro país cuando nos trasladamos de una comunidad a otra, bien sea para celebrar estas fiestas o por motivos de fuerza mayor?

Imagen

Hasta ahora yo había creído siempre que nada. Todo el tema de las cosas que no funcionan cuando cambias de una comunidad autónoma a otra me había parecido una gran fantasmada (y he de reafirmar que en gran parte así es, mucha propaganda de la derecha). Sin embargo, estas Navidades he tenido que corroborar en carnes que hay cosas que funcionan muy mal, en detrimento del más débil, que en este caso es el paciente.

LLego a Galicia con mis recetas de la Generalitat Valenciana y no me las aceptan en la farmacia. Se trata de medicamentos que, desgraciadamente y por el momento, he de tomar DIARIAMENTE y SIN SALTARME DOSIS. Me mandan a urgencias, obviamente a las 11 de la mañana estaba cerrado. Asisto al centro de salud más cercano al domicilio de mi madre. Una vez allí, he  de tramitar la tarjeta sanitaria como desplazada, asistir a la médica de cabecera que me asignaron (ese mismo día a las 7 de la tarde) , esperar hora y media porque llevaba un retraso que ni te cuento. Todo, para que me echase dos garabatos en un papel y así poder comprar unos medicamentos para los que ya tenía receta de la médica de cabecera que lleva mi caso. Todo ello sin poder consultar mi historial, lo que le obliga a recetarme totalmente a ciegas.

Es esto normal? Y si en lugar de unas recetas lo que necesitase fuese atención médica de urgencia? No podrían consultar mi expediente y por tanto deberían diagnosticar desde cero y realizar de nuevo todos los análisis?

Para mi esta situación se describe perfectamente con una sola palabra. VERGONZOSO.

Con todo esto no pretendo criticar al sistema de autonomías. La deslocalización de los servicios, la atención próxima y no centralizada suele ser siempre la más ajustada a las necesidades de la ciudadanía. Ahora sí, SIEMPRE debería jugar en favor del/la ciudadana y no al contrario (sobre todo en temas tan graves como la salud). Sino, nada de esto tiene sentido.

Anuncios
8

Complementos vegetarianismo 1

Este “post” está dedicado a todos aquellos compis “vegetas” que os iniciáis en el mundillo o a los que queréis saber más… El proceso de “formación” no acaba nunca porque hay muchos productos que no se publicitan y resultan formidables maneras de conservar la salud, vivir bien a gusto e incluso mantenernos más jóvenes. Eso, por no hablar de la importante reducción en el uso de fármacos,  que logramos sustituir por productos totalmente naturales.
Seitán “la carne vegetal” : De ahí podemos adquirir una gran parte de proteínas de origen vegetal. El seitán se elabora y está formado principalmente por gluten de trigo, por lo que no sería apto para celíacos. Si lo compráis directamente, tiene un aspecto marrón y lo hay en filetes, pincho moruno, ya guisado, etc.  Yo lo hago en casita, compro el gluten, lo amaso y a la olla a presión. Si queréis más información…
Tofu o “queso de soja”: Conocidísimo derivado de la soja. Se compra hecho o se puede hacer en casa con la “Sojamatic”. Al ser derivado de la soja el aporte proteíco es bastante interesante. En el mercado hay gran oferta de “tofus” ; natural, finas hierbas, ahumado,etc. Si lo comes sólo te parecerá bastante insípido, yo lo utilizo para hacer patés vegetales y para la boloñesa.
Soja texturizada : En cuanto la descubráis no podréis prescindir de ella. La hay “gruesa” y “fina” y tiene el mismo aspecto que la “carne picada”. Nos sirve para hacer lasaña, pasta boloñesa y rellenar diferentes hortalizas. Sabe pelín a soja, pero cuanto más la remojeis (remojo previo en agua caliente) y empapéis en salsitas , más sabrosa queda. Si queréis dar el palo a amigos y conocidos “carnívoros”, hacedles un platito de espaghetti a la boloñesa…con “carne de pollo”, ni se darán cuenta!
Quinoa o “quinua”: Se trata de un cereal andino con muchísimas propiedades nutricionales. La más importante para los “vegetas”, es que nos aporta gran cantidad de proteína, aminoácidos (en especial un tipo de aminoácido sintetizado que solamente se encuentra en la carne de animal), vitaminas B (familia muy necesaria) y mucho más hierro y minerales que el resto de cereales (como arroz, trigo u otros). Se prepara como los arroces, además podéis utilizarla para hacer tortillas…quedan de muerte!. No contiene gluten.
Algas : Las algas son todo un mundo. Las hay muy diferentes y su sabor también cambia bastante. Aportan gran cantidad de minerales, por lo que son interesantes como complemento, en dietas vegetarianas y también carnívoras. Yo utilizo alga kombu en los guisos de legumbres (después de la cocción se desecha), nori para el sushi, hiziki y  e espaguetti de mar para hacer fideuá o tempura, etc. 3252_70586459298_70585564298_1542003_1958727_nPara quien no haya comido previamente algas, es mejor comenzar con las de sabor más suave, como la hiziki.
Con esto no hemos acabado… hay otros productos muy útiles para complementar la dieta vegetariana, mantenernos sanos y demostrar a la gente que somos personas responsables con nuestra salud.