1

Primavera; otras voces, otros ámbitos…

Comienza la primavera y espero que con ella todos empecemos nuevas etapas… más positivas, más efervescentes… o al menos, de cambio. Creo que todos los que me rodean (incluida yo misma), han pasado por una catarsis este año. La rueda fortuna nos ha golpeado en diversas formas y modos… nos ha hecho creer vulnerables, pequeños, aburridos… nos ha hecho creer que es imposible el cambio… o al menos nos ha hecho verlo como algo negativo. Como decían el otro día en “Debate al rojo vivo”… seguimos con la vieja disonancia cognitiva del “no podemos hacer nada”, “son todos iguales” y un largo etcétera de excusas que consiguen que nuestra conciencia siga tranquila mientras topeamos en el sofá.
Desde aquí me gustaría contaros que el cambio sí es posible… aunque lo inicie una sola persona, aunque sea algo que nos parezca tan insignificante que a nadie pueda resultarle un cambio salvo a nosotros mismos!  Hace ya muchos días (desde que de verdad comenzó la primavera) que tenía en mente escribir este post, pero  resulta que ayer descubrí la peli de “Pleasantville”  y de repente me pareció que ejemplificaba exactamente el espíritu de lo que me gustaría transmitiros. Simplemente yo intentaré tomar aire fresco… subirme a la mesa si es necesario (jajajajaja…. estilo poeta muerto) y afrontar ese cambio que ya ha sucedido. El trabajo es menos rutinario, la salud mejora por momentos, las relaciones brotan y el simple hecho de coger la bici por la mañana hace que el mundo gire con
nueva fuerza. No nos dejemos arrastrar por la espiral negativa que hay a nuestro alrededor!
“Si quieres cambiar al mundo; cámbiate a ti mismo” Mahatma Gandhi
Anuncios