0

Comprar mis medicamentos; una Odisea Espacial. GRRRRRRRR

Me gustaría empezar esta entrada recordando esta pancarta tan acertada. “Si estar enferm@ es una desgracia, el/la que se lucra con ello es un/a desgraciad@”

Por desgracia, a lo largo de nuestra vida padeceremos enfermedades. Unas más serias que otras, unas más molestas que otras. Yo había pensado siempre que la “deslocalización” de los servicios, vía comunidad autónoma o vía ayuntamiento (etc.) era siempre una ventaja. La deslocalización de los servicios suele llevar pareja una atención más personalizada y adaptada a las necesidades del barrio o zona. Pero, qué ocurre en nuestro país cuando nos trasladamos de una comunidad a otra, bien sea para celebrar estas fiestas o por motivos de fuerza mayor?

Imagen

Hasta ahora yo había creído siempre que nada. Todo el tema de las cosas que no funcionan cuando cambias de una comunidad autónoma a otra me había parecido una gran fantasmada (y he de reafirmar que en gran parte así es, mucha propaganda de la derecha). Sin embargo, estas Navidades he tenido que corroborar en carnes que hay cosas que funcionan muy mal, en detrimento del más débil, que en este caso es el paciente.

LLego a Galicia con mis recetas de la Generalitat Valenciana y no me las aceptan en la farmacia. Se trata de medicamentos que, desgraciadamente y por el momento, he de tomar DIARIAMENTE y SIN SALTARME DOSIS. Me mandan a urgencias, obviamente a las 11 de la mañana estaba cerrado. Asisto al centro de salud más cercano al domicilio de mi madre. Una vez allí, he  de tramitar la tarjeta sanitaria como desplazada, asistir a la médica de cabecera que me asignaron (ese mismo día a las 7 de la tarde) , esperar hora y media porque llevaba un retraso que ni te cuento. Todo, para que me echase dos garabatos en un papel y así poder comprar unos medicamentos para los que ya tenía receta de la médica de cabecera que lleva mi caso. Todo ello sin poder consultar mi historial, lo que le obliga a recetarme totalmente a ciegas.

Es esto normal? Y si en lugar de unas recetas lo que necesitase fuese atención médica de urgencia? No podrían consultar mi expediente y por tanto deberían diagnosticar desde cero y realizar de nuevo todos los análisis?

Para mi esta situación se describe perfectamente con una sola palabra. VERGONZOSO.

Con todo esto no pretendo criticar al sistema de autonomías. La deslocalización de los servicios, la atención próxima y no centralizada suele ser siempre la más ajustada a las necesidades de la ciudadanía. Ahora sí, SIEMPRE debería jugar en favor del/la ciudadana y no al contrario (sobre todo en temas tan graves como la salud). Sino, nada de esto tiene sentido.

Anuncios
0

Semana Instagramera; muchas cosas bonitas!

 

 

 

 

 

 

0

Tortillada Benéfica en Valencia

Hola vegetillas que vagais por estos mundos carnívoros!

Solamente quería informaros de que el próximo sábado 19 de Octubre, alrededor de las 20:00 horas, tendrá lugar una tortillada benéfica en favor del refugio para animales de granja de Wings of Heart. Os recomiendo a todxs que echeis un ojo a su grupo en Facebook para saber más sobre su labor. En él encontrareis tiernas fotos, historias y detalles que desconocemos sobre la vida diaria de los animales de granja. Aquellos animales a los que normalmente se les echa el diente tienen costumbres muy similares a las de otros animalejos a los que nunca pensaríamos en freir o asar. Descubrireis cómo retozan los cerditos, la apasionante vida de las cabritas y sobre todo el gran corazón, trabajo y sensibilidad que le dedican estxs compañerxs!

https://www.facebook.com/WingsofHeartSantuario?fref=ts

Imagen

Bueno, la cosa es que el sábado tendremos una oportunidad para ayudarles a continuar con su labor y, de paso, pasar un buen rato charlando con lxs vegetas de la ciudad e hincharnos la tripa de ricas tortillas veganas (presentadas a concurso), así como de otros pinchos veganos!

Para participar como cocinerx hay que comprar un tiquet de 5 euros, que te da derecho a llevar tu tortilla vegana a concurso y comer pinchos veganos (pero no del resto de tortillas participantes).Para asistir como degustadorx hay que comprar un tiquet de 10 euros que te da derecho a probar de todas las tortillas y a comer pinchos veganos…cómo nos vamos a poner!

El lugar es “Mi rulot Cafe-Bar” en la C/ Impresor Lambert Palmart nº 7 Bajo, parece ser que es un pequeño local cerca de la Plaza del Cedro. Estaría bien que si os decidís a participar, tanto como degustadorxs como siendo participantes, avisaseis con tiempo al organizador del evento en Facebook

https://www.facebook.com/events/576464009087934/?fref=ts

Os recomiendo que aprovecheis, ya que en la ciudad de Valencia no suelen tener lugar este tipo de eventos y seguro que coincidiremos muchos vegetas ilustres! Pensad, estareis colaborando con una buena causa que hace de este mundo un lugar más sensible y feliz al tiempo que probais pinchos y tortillas varias! Yo me apunto y quién sabe si hasta llevaré mi propia tortillita!

tortilla vegana

Recordad! Se trata de una tortillada VEGANA, ningún ingrediente animal en las tortillas participantes please! (ni huevo, ni leche, ni queso)

9

Qué pasa con los semáforos en ámbar?

Da igual que vaya caminando, en bici o como pasajera en coche… todavía no entiendo el sentido de los semáforos en ambar, no creo que sea porque todavía no tenga el carnet de conducir, porque entiendo perfectamente la “finalidad” de estos como un aviso del paso de rojo a verde (o viceversa) para coches y viandantes…

Sin embargo, existen algunos de estos semáforos en ámbar que son un peligro constante. Yo pensaba que quizás sería cosa de   vivir en una ciudad grande, pero resulta que he estado en mi casita estas navidades y ocurre lo mismo en las ciudades medianas   e incluso,  en los pueblos!
Pero, entremos en materia…cómo un semáforo puede convertirse en un enemigo de la seguridad del que lo utiliza? Bueno, en   realidad , me refiero a determinados cruces, escasos de visibilidad, que nos ofrecen vía libre (semáforo en verde) a los   peatones (caminantes, ciclistas, patinadores o carritos de bebé), pero permanecen en ámbar para el tráfico rodado. El   resultado de este tipo de cruces es, en todo caso, jugársela. Tendrás que pasar a lo “Paco Martinez Soria”, casi con temeridad,  ya que únicamente cuando estás en el centro del paso cebra parecen darse cuenta de tu existencia. Nunca te cederán el paso y si  en algún caso reprochas al conductor, apuntando con el dedo hacia la luz verde que te permite el paso… es posible que te   increpen, gesticulen y si no te vas…no sé, podrían lanzarte algo desde el coche o bajarse… y  todo,por cruzar un semáforo en   verde!
Todo esto suena cómico, y no es menos cierto que en estados de indefensión aprendida, el humor negro es lo único que nos queda. Pero lo que sí se puede asegurar es que la sospecha planea sobre casos de atropellos a ciclistas en pasos cebra. Es posible que alguno de los dos (ciclista o conductor) no hubiesen respetado la señalización, pero no es menos posible que este tipo de señal engañosa para los viandantes, junto con la poca paciencia de los conductores, estresados por la vida de la ciudad, sea una mezcla explosiva que nos ofrezca como resultado una “posible” mayor fluidez del tráfico en nuestras ciudades, pagando el alto precio de crear una serie de puntos negros para parte de sus habitantes.
Yo, ahora mismo, vivo en Valencia y tengo localizados varios pasos del estilo; en la Ciudad de las Artes y la Ciencias, en alguno de los puentes que cruzan el cauce viejo del Turia, en la zona de Blasco Ibañez (…), pero creo que habrá muchos más que yo no transite y sean  igual de peligrosos. Solamente apuntaros, que SÍ que me la he jugado al pasar por estos semáforos en verde: he tenido que esquivar a motoristas y coches que entraban “despistados” en la incorporación (siempre preferencia para los que ya estamos en ella), pararme en medio del paso cebra para “hacer presión” y que pudiesen pasar otros (personas con dificultades en la movilidad, carritos, niños en bici, etc.), discutir con conductores estresados que te llaman de todo menos bonita/o e incluso me he dado golpes con mis compañeros de excursión por tener que hacer una frenada de emergencia…
Para las personas que viajan en coche ( en todas sus variantes) no deja de ser una anécdota, una mala leche cotidiana que luego contarán a sus coleguitas y familiares… pero para ciclistas, patinadores y viandantes no es ninguna broma, ya que lo que para ellos pudiera ser un pequeño golpe sin importancia para nosotros puede resultar mortal, al carecer de carrocería que nos proteja de este tipo de incidentes.
No sé si deberíamos pedirle a los ayuntamientos que eliminen estos puntos poco seguros de nuestras ciudades, o simplemente apelar a la paciencia y civismo de nuestros compañeros de circulación… Sea como sea, me parece que este es un punto interesante a la hora de debatir y reclamar a nuestras instituciones. Y vosotros qué decís? es ignorancia mía o son realmente un peligro estos semáforos en ámbar?