1

Corren tiempos extraños…

Corren tiempos extraños. Aquellos tiempos que en podíamos despreocuparnos de tantas cosas y no ser conscientes de tantos aspectos de la realidad cotidiana se han acabado.

Tras, aproximadamente, dos años de participación (directa o indirecta) en movimientos cívicos surgidos tras 15M, una de las conclusiones más importantes que he sacado es que no podemos esperar que el cambio parta de otrxs, de otras personas que vendrán a arreglarlo todo, de un nuevo partido político, de un/a líder con el suficiente carisma e ideas como para brindarnos algo nuevo, recién estrenado y, encima, a la velocidad de rayo!

La acción, el cambio que muchxs esperamos surgirá SEGURO de todas aquellas iniciativas (individuales o colectivas) que nosotrxs mismxs emprendamos…porque las pequeñas acciones SÍ cambian el mundo! Si no tienes tiempo para implicarte en iniciativas vecinales (poco a poco todxs lo iremos encontrando), sí lo tendrás para cambiar tus hábitos de consumo (pq cada compra que das a las grandes corporaciones es una manera de apoyarles), para encontrar un nuevo papel en un mundo cambiante en el que sabrás que al menos TÚ estas haciendo algo para colaborar en el CAMBIO

Espero que esta nueva andadura no se quede por el camino de las mil cosas que quiero iniciar. Espero ofrecer ideas y que vosotrxs me las ofrezcais a mi, espero inspirar a alguna personita que me lea, espero fomentar y dar a conocer iniciativas comerciales y organizativas más éticas. Me ayudais?

Piensa global, compra local! 😀

IMAG0706

Anuncios
5

“Gallego”, en el sentido peyorativo. Rosa Díez se cubre de gloria…

Señora Rosa Díez, usted me ha descubierto una nueva manera de estar en el mundo… como gallega… pero en el sentido peyorativo! Hay que ver lo falsos y ambigüos que podemos llegar a ser estos ciudadanos del norte, verdad?… fíjese usted por dónde que precisamente con este “patinazo” que ha pegado, nosotros, “los gallegos” (y muy orgullosos de serlo), nos hemos dado cuenta, a través de este tipo de lapsus suyos, del tipo de política que hace… y seguramente, del tipo de persona que es…
Cosas que tiene el ponerse en primera línea de fuego, opinar y ser visible… sus patinazos ya no se quedarán en el salón de su casa, si no que todos podremos disfrutar y saborear este tipo de “perlas” que nos dedica. A mi, personalmente, no me hacen falta sus disculpas,  no me siento especialmente insultada ya que desconozco totalmente a lo que se refiere cuando dice “gallego, en el sentido peyorativo”… usted sabrá! quizás resulte un alivio oirle decir estas cosas, por lo menos no tendremos dudas al enfrentarnos a las urnas. Enhorabuena…
Y con la que nos está cayendo… media Galicia inundada y usted, cubriéndose de gloria. Encantados tenemos que estar con políticos como usted!

11

Pobre patito lindo

Lo primero que debo hacer si quiero ser justa con aquellos que visitan mi blog, es avisaros de que este  post puede dañar vuestra sensibilidad, aunque trata de una verdad desagradable que todo el mundo debería conocer y así poder evitar en todo caso.
Este post trata sobre la elaboración de un producto muy utilizado en alta cocina y cada vez más normalizado en recetas para navidad u otras celebraciones; el Foie.
Lo que alguna gente no sabrá, es que este “manjar” se produce a partir de hígados enfermos de pato u oca… y por supuesto, al existir una fuerte industria en torno a este producto, sobre todo en Francia, no podemos esperar a que aparezca algún ave enferma para elaborarlo.
Por tanto, la producción de foie es una industria de dolor y padecimiento para estos animales. Para conseguir que un hígado de pato enferme, el procedimiento a seguir es la “sobrealimentación”. Esto en la realidad quiere decir, alimentar a los patos varias veces al día, haciéndoles tragar gran cantidad de grano a través de tubos metálicos de 20-30 cm hasta su estómago. De este modo, el hígado del animal va creciendo hasta ser 10 veces más grande de lo normal.

Si el hígado de un pato/oca sano debe pesar 50g. , los utilizados para elaborar foie pesan no menos de 300g.
Sin embargo, no solo la consecuencia de este abuso es un padecimiento para el animal. Tras cada sesión de “sobrealimentación” el ave padece crisis en las que tiene problemas graves para respirar, diarreas y, yo supongo que una gran angustia. Solamente tendremos que imaginar cómo nos sentiríamos si alguien hiciese eso con nosotros a modo de tortura. Y bueno, es posible que los pobres animales que pasan por esto no tengan el mismo modo de razonar que los humanos… tal vez no reflexionen sobre el porqué de todo lo que les está pasando, ni tengan sentimientos de venganza. Pero tienen lo que más debería importarnos a la hora de detener esta industria, la capacidad de sufrir.
Además, si el animal intenta librarse del tubo, bien de manera voluntaria tirando hacia atrás, como involuntaria a través de espasmos gastroesofágicos, suele herirse con el tubo, provocándole grandes heridas e infecciones.
Y para poder llevar a cabo este proceso, el animal deberá estar enclaustrado…lo cual significa vivir en una pequeña jaula durante toda su existencia, lo que le provocará destrozos y roturas graves en sus patitas de palmípedo (innatamente preparadas para su vida vinculada al agua). Además, es frecuente que les corten sus picos sin ningún cuidado ni anestesia.
Bueno, como podeis imaginaros el final para estos animales no es nada grato. Les envían a los mataderos antes de que la “sobrealimentación” les remate. Allí los electrocutan y todo acaba para ellos, sin embargo es hora de recoger el fruto de este proceso. Durante el transporte y manipulación es frecuente que sufran golpes y fracturas, y suelen llegar a los mataderos ya agonizantes y en condiciones lastimosas.
Además existe “discriminación” de género. Las hembras son sacrificadas jóvenes, no padeciendo la tortura, ya que su hígado tiene mayor número de venas,no resultando apto para la elaboración del foie.
La primera vez que descubrí todo este proceso me quedé horrorizada y me sentí en la obligación de informar a más gente sobre este proceso propio de la Alemania nazi o regímenes totalitarios.
Treinta millones de animales por año son sacrificados para hacer foie…sufrimiento intolerable para unos y placer injustificado para otros.
Pero por qué a estas alturas y en pleno siglo XXI seguimos manteniendo este tipo de prácticas bárbaras? . Lo primero es decir que existen leyes a las que se permite “manga ancha” para poder seguir obteniendo niveles de beneficio.
Lo segundo que deberíamos de tener en cuenta es el término “especismo”, utilizado al mismo nivel  de “racismo”, “machismo” u otros. La supremacía de una especie sobre las demás ( por muy inferiores que nos resulten las demás desde nuestra perspectiva antropocéntrica) tiene como consecuencias directas  el uso y abuso injustificado de animales en la industria alimentaria (prácticas de estabulación inhumanas), textil (uso de pieles), médico ( no me refiero precisamente a experimentos que ayuden en la investigación contra el cáncer) y laboratorios químicos (pinturas, cosméticos,etc.). Este tema lo ampliaré y concretaré cuando acabe el libro “Liberación Animal” de Peter Singer.
Sin embargo, y cada vez que utilizamos la vida de otro ser vivo a nuestro servicio, debemos pensar en si resulta de verdad imprescindible y , en el caso de serlo, permanecer informados sobre los procesos de producción de los derivados animales de los que hacemos uso. ¿Estamos provocando un sufrimiento injustificado? ¿Podríamos reclamar métodos más respetuosos y que provocasen menos dolor?
Mientras todo esto  ocurre cada día en  Francia y Hungría… nuestros cocineros más  internacionales siguen  promocionando el uso  del foie en la  restauración y en las  cocinas de nuestros  hogares.Es  esto es digno  de  alabar???
Pensáoslo bien… os  provocará algún remordimiento utilizar este producto? La alternativa en el post anterior, a comer hummus y otros deliciosos untables, enseñad el respeto desde vuestras mesas! No al sufrimiento animal innecesario!!!
9

Qué pasa con los semáforos en ámbar?

Da igual que vaya caminando, en bici o como pasajera en coche… todavía no entiendo el sentido de los semáforos en ambar, no creo que sea porque todavía no tenga el carnet de conducir, porque entiendo perfectamente la “finalidad” de estos como un aviso del paso de rojo a verde (o viceversa) para coches y viandantes…

Sin embargo, existen algunos de estos semáforos en ámbar que son un peligro constante. Yo pensaba que quizás sería cosa de   vivir en una ciudad grande, pero resulta que he estado en mi casita estas navidades y ocurre lo mismo en las ciudades medianas   e incluso,  en los pueblos!
Pero, entremos en materia…cómo un semáforo puede convertirse en un enemigo de la seguridad del que lo utiliza? Bueno, en   realidad , me refiero a determinados cruces, escasos de visibilidad, que nos ofrecen vía libre (semáforo en verde) a los   peatones (caminantes, ciclistas, patinadores o carritos de bebé), pero permanecen en ámbar para el tráfico rodado. El   resultado de este tipo de cruces es, en todo caso, jugársela. Tendrás que pasar a lo “Paco Martinez Soria”, casi con temeridad,  ya que únicamente cuando estás en el centro del paso cebra parecen darse cuenta de tu existencia. Nunca te cederán el paso y si  en algún caso reprochas al conductor, apuntando con el dedo hacia la luz verde que te permite el paso… es posible que te   increpen, gesticulen y si no te vas…no sé, podrían lanzarte algo desde el coche o bajarse… y  todo,por cruzar un semáforo en   verde!
Todo esto suena cómico, y no es menos cierto que en estados de indefensión aprendida, el humor negro es lo único que nos queda. Pero lo que sí se puede asegurar es que la sospecha planea sobre casos de atropellos a ciclistas en pasos cebra. Es posible que alguno de los dos (ciclista o conductor) no hubiesen respetado la señalización, pero no es menos posible que este tipo de señal engañosa para los viandantes, junto con la poca paciencia de los conductores, estresados por la vida de la ciudad, sea una mezcla explosiva que nos ofrezca como resultado una “posible” mayor fluidez del tráfico en nuestras ciudades, pagando el alto precio de crear una serie de puntos negros para parte de sus habitantes.
Yo, ahora mismo, vivo en Valencia y tengo localizados varios pasos del estilo; en la Ciudad de las Artes y la Ciencias, en alguno de los puentes que cruzan el cauce viejo del Turia, en la zona de Blasco Ibañez (…), pero creo que habrá muchos más que yo no transite y sean  igual de peligrosos. Solamente apuntaros, que SÍ que me la he jugado al pasar por estos semáforos en verde: he tenido que esquivar a motoristas y coches que entraban “despistados” en la incorporación (siempre preferencia para los que ya estamos en ella), pararme en medio del paso cebra para “hacer presión” y que pudiesen pasar otros (personas con dificultades en la movilidad, carritos, niños en bici, etc.), discutir con conductores estresados que te llaman de todo menos bonita/o e incluso me he dado golpes con mis compañeros de excursión por tener que hacer una frenada de emergencia…
Para las personas que viajan en coche ( en todas sus variantes) no deja de ser una anécdota, una mala leche cotidiana que luego contarán a sus coleguitas y familiares… pero para ciclistas, patinadores y viandantes no es ninguna broma, ya que lo que para ellos pudiera ser un pequeño golpe sin importancia para nosotros puede resultar mortal, al carecer de carrocería que nos proteja de este tipo de incidentes.
No sé si deberíamos pedirle a los ayuntamientos que eliminen estos puntos poco seguros de nuestras ciudades, o simplemente apelar a la paciencia y civismo de nuestros compañeros de circulación… Sea como sea, me parece que este es un punto interesante a la hora de debatir y reclamar a nuestras instituciones. Y vosotros qué decís? es ignorancia mía o son realmente un peligro estos semáforos en ámbar?
4

Nos salvará de la catástrofe la Cumbre de Copenhague?

Me he decidido a escribir este post harta de anuncios y noticias  proclamando que la “Cumbre de Copenhague” será la única medida para librarnos de un desastre medioambiental. Artistas, deportistas, cocineros de renombre (…) entre otros, se han sumado a una campaña que, como poco, me parece bastante ridícula si no se suma a otras medidas. No seré yo la que me ponga en contra de que los políticos reflexionen y hagan algo por salvar nuestro planeta “el de todos”, al fin y al cabo para eso les “pagamos”. Pero me parece ingenuo el pensar que un evento concreto, como en su día lo fue el “Protocolo de Kioto” (cuyos resultados están siendo bastante nefastos)  va a parar un proceso que continua adelante cada día con más fuerza.
Mientras en Copenhague se reunen políticos y especialistas, me gustaría que trascendiese (por ejemplo) el tipo de menú del que van a disfrutar… porque puestos a ser coherentes debería de ser vegetariano para así reducir la “huella ecológica”, asisten a diversos eventos e intentan ponerse de acuerdo sobre cosas bastante obvias, como que no podemos seguir contaminando al ritmo al que lo estamos haciendo, un iceberg de 19km. por 8 de ancho navega rumbo hacia Australia… para algunos un hecho de lo más normal!
Pero, tranquilos! los expertos y meteorólogos nos han tranquilizado diciéndonos que se desintegrará antes de llegar al continente australiano, qué alivio! Deberíais haber visto mi cara ayer cuando me enteré de que  el iceberg es tan grande que lleva encima a toda una colonia de pingüinos. Me imagino que los pobres animalitos seguirán juntos su viaje hasta que el iceberg comience a derretirse dejando a cada uno de ellos en una “parada”del Océano Pacífico. Al fin y al cabo, supongo que habrá pingüinos de sobra, no como los osos polares!  Así, los vemos repartidos en zoos y oceanográficos de todo el mundo.
No obstante, el mensaje central que me gustaría transmitir ( a pesar de haberme enrollado de esta manera) es el de que ninguna cumbre ni protocolo nos salvará la vida, ni a nosotros ni a la Tierra. Lo único que puede ponernos a salvo son nuestros hábitos, nuestras actitudes, nuestras ganas de aportar algo positivo en la lucha contra la contaminación y el deterioro medioambiental. El otro día fui al super con mis bolsas reutilizables y la cajera se nos quedó mirando con cara extraña cuando miramos la bolsa de plástico que tenía en la mano (y con la iba a embolsar nuestros productos) como si fuera el “demonio”. Luego, cuando le comenté que nos tendríamos que acostumbrar pronto a un mercado sin bolsas de plástico,  nos dijo literalmente:
-Pues…lo siento chicos, pero yo mientras den bolsas de plástico no pienso utilizar otras… es que tengo dos “nanos” y no estoy para estas cosas…
Pues vaya! Yo conozco a mucha gente que tiene niños y eso no les resulta una excusa para no poner su granito de arena… Me pareció una excusa tan burda que le dije que si tenía niños con más motivo tendría que preocuparse y me contestó que su hija reciclaba mucho. No cogió la idea de que son sus hijos los que disfrutarán o padecerán las consecuencias de sus acciones… pero lo comprendo. Sólo quiero recordaros a todos que antes de “reciclar”, está “reducir”y “reutilizar”… todo aquello que no consumamos producirá residuos cero, por tanto no habrá que reciclar. Si no utilizamos cada año toneladas de bolsas de plástico, no nos encontraremos más tarde con el dilema de qué hacer con ellas.
No me gustaría acabar este post sin poner de manifiesto dos cuestiones:
¿Es la Cumbre de Copenhague una medida más a la hora de poner trabas en el desarrollo emergente de países como Chile en lugar de una medida de control para frenar a los más contaminantes como Estados Unidos o China? Es decir, responde más a estrategias políticas y económicas que medioambientales?
¿Se puede pretender un crecimiento económico e industrial infinito en un planeta que, por definición, es finito y tiene unos límites físicos a los que nos estamos aproximando peligrosamente?



1

Arde, Valencia

ardevalencia12 Para algunos las fallas son un poético aroma mezcla de azahar,    pólvora y buñuelos de calabaza.

Para otros… paella pasada, cerveza caliente, y…ruido,mucho ruido.

Para los turistas, una buena excusa para beber, divertirse y, por qué   no?participar de algo diferente.

Para mi, han sido una mezcla de todo lo anterior. Ejércitos de falleras, calles repletas, monumentos grotescos y bellos en pequeñísimas plazas, “grans y xiquets” unidos en el ancestral ritual de tirar “masclets” (petardos); ruidosos,  luminosos, acrobáticos….

Mascletás cada mediodía.

El ambiente de pasodoble se te pega en el alma.

No pensaba que me fuese a dar ninguna pena el final de fallas, pero, lo cierto es que echo de menos la algarabía de petardos, las calles cortadas, la fiesta. Y  es que las fallas duran casi un mes. Y es un mes de música festiva en el trabajo, de que la gente se ponga guapa, de fuegos artificiales. Nos ha dado pena ver cómo se quemaban las fallas, a nosotros, escépticos totales. Es impresionante ver cómo las llamas acarician las fachadas en toda Valencia al mismo tiempo.

En la cara menos amable está lo contaminante de unas fiestas en las que se quema “todo lo que arda”. Viva la ecología! Quizás se lleguen a imponer unos monumentos falleros de cartón.

Lo peor : trenes atiborrados de gente que pisotea sin piedad a niños y ancianos. Me he sentido como un pollo que viaja en una caja de cartón con cien pollos más. Tirón de orejas a Rita!, fiesta taurina a tutiplén y demasiado ruido las 24 horas.

Moraleja: Esperando las próximas fallas, ya nos cansaremos! Una gran ciudad con unas fiestas descomunales…cosa nunca vista en una gran urbe. Va  por ti, Montsita!

ardevalencia21



3

O “consomo” que nos consome o “El consumo que nos consume”

335717166_82c25b794a_oDisculpadme la licencia( en galego y en castellano),es un viejo cachondeo de la carrera. Pero, fuera ya de ningún cachondeo, cada año que pasa me doy cuenta de la gran realidad que esconde esta frase….como con las verdades orientales, va cobrando sentido según va reposando y los posos se hunden en el fondo.

Me resulta casi imposible el pensar en que las bibliotecas nos pretendan cobrar un canon de préstamo de libros (uno 20 céntimos por libro) como indemnización a los autores. Bueno, informarles que la gente que utiliza con asiduidad las bibliotecas… o no se pueden permitir comprar todos los libros que van leyendo (en este caso,quién es el más perjudicado ¿el sufrido autor o los curritos que no llegamos a fin de mes?, o son personas con una filosofía no capitalista y que no suele estar de acuerdo con las maravillosas medidas de la SGAE.Yo personalmente me he pasado al Rastro.

Además, otra noticia del mismo alcance me ha asaltado por la espalda. Las compañías aéreas de bajo coste pretenden cobrarnos una tasa (creo que 1 euro o por ahí) cada vez que utilicemos el servicio en sus aviones…todo ello con el único fin de seguir sacando el beneficio máximo para la empresa. Pero, ¿no se podría considerar esto como una “negativa” a los derechos fundamentales del viajero y el ser humano? ¿qué pasará si tenemos que vomitar y no nos da tiempo a buscar “la pesetilla”?¿y si hacemos un vuelo transatlántico y se impone la necesidad de mover un poco las piernas?…Quizás entonces sea un pequeño precio ante posibles problemas de salud…Me gustaría saber qué pensais sobre este tema.


Por último, el otro día…en informativos 4 emitieron una noticia breve y que a mucha gente le habrá pasado desapercibida. No he oído nada más sobre el tema,aunque quizás ya estéis todos al corriente.

En la costa de China existe una nueva “raza”; las chicas de fábrica.Muchachillas de unos 16-18 años que viven en campos de trabajo mezcla entre multinacional y campamento militar. Trabajan 12 horas al día y cobran 120 euros al mes (el doble de lo que ganarían en el  campo).Viven en barracones, durmiendo varias en cada cama,con colchones que son un trozo de polis-pan…y están felices porque allí encuentran amigas de su edad y tras la dura jornada tienen karaoke. No voy a entrar a juzgar las implicaciones de este tipo de lugar.

Por todo ello… qué pensáis? el cosomo nos consome?

Esta es la cuestión que os planteo sin pararme en temas medioambientales que a nadie deberían pasar desapercibidos. Espero vuestras opiniones.