2

El desencanto

Hace un par de días me he deleitado con una sesión digna de aquellas primeras veces en que uno tiene una extraña sensación al sentarse delante de la tele a ver varias horas seguidas “Lo que el viento se llevó” o “2001”. Dediqué una tarde de mi vida a ver y analizar las dos partes del documental cinematográfico de “El desencanto”… una narración en primera persona sobre la estela de la familia Panero, viuda y tres hijos del fallecido poeta Leopoldo Panero, considerado el poeta oficial del régimen.
En el momento de su estreno, la primera parte de “El Desencanto”  no dejó indiferente a nadie. Según el testimonio del propio Michi Panero, las reacciones hacia su familia pasaron desde el rechazo y censura más absoluta a la fascinación por parte de otros. Quizás lo más vanguardista para una época, entre el 72 y el 76 cuando la sombra del tardofranquismo estaba aún presente, es el ver cómo una familia pertenenciente a la burguesía rompía los límites entre lo público y lo privado, contando su historia familiar con una naturalidad y sentido del humor que no deja indiferente al espectador. Quizá una historia más frecuente de lo que creemos, una historia presente un muchas de nuestras familias y corazones… pero no por ello, menos trágica y amarga. Para muchos, paradigma de la España franquista, años más tarde,  el fiel reflejo de un complejo sistema de relación familiar y un documento existencialista en el que la psicología y psiquiatría retratan el periplo vital de sus miembros.
Todo ello con el privilegio que otorga al espectador el poder hacer balance en la segunda parte “Después de tantos años” … que coloca a sus personajes 20 años más tarde, observando cómo las tendencias de juventud de cada uno acabaron siendo una pesada carga en la adultez.
Pero… por qué el “Desencanto”??? En palabras del propio Michi, el desencanto es esa sensación vital que le ha acompañado hasta su muerte, salvo en 4 ó tal vez 5 frágiles ocasiones en las que el “encanto” se ha abierto paso… la angustia, el aburrimiento, el hastío de vivir la vida que nos ha tocado…
La verdad es que a mi me ha gustado mucho más allá de este carácter trágico del existencialismo. Es un imprescindible para personas a las que interese la psiquiatría,  la psicología sistémica , la literatura e incluso, el arte, ya que los diferentes miembros son… en cierto modo, artistas e intérpretes de su propia tragedia humana.
Bufones, performistas prematuros, esperpénticos, edípicos… profundos, sinceros, analíticos o de una inteligencia sensible e incluso sobresaliente, analizando aquello que les ha tocado vivir.


Largo e intenso, pero muy recomendable!
Anuncios
4

“La fortuna de Matilda Turpin”

Me gustaría dedicarle un “post” a esta novela en mi blog, porque, al igual que otras experiencias vitales, noticias y eventos ha sido una importante aportación a mi manera de ver el mundo.

Tal vez me equivoque en mi “lectura” significativa de la novela, para mi “La fortuna de Matilda Turpin” es una novela de un gran trasfondo psicológico en la que se analiza la vivencia de “el luto” tras la muerte de un personaje eje de la vida de una familia. En ella se retrata el cómo y el por qué de las reacciones humanas ante la muerte de un ser querido e importante.

Me impresionó profundamente este retrato de la “onda expansiva” de un evento trágico y de cómo el mismo afecta de manera desigual y sorprendente a los diferentes personajes. Obra de profundo dramatismo ante la vida, humor negro y (según mi opinión) acertado y minucioso análisis psicológico.No apto para personas con la sensibilidad a flor de piel y, yo creo, que tampoco para personas que estén viviendo el luto intenso de un ser querido.

Gracias a esta novela de “paisajes interiores” he sobrevivido dignamente a los tremendos calores del Julio más ardiente de los últimos años en Valencia, simplemente devorando hoja a hoja (como un gusanito) y dejando pasar las horas tumbada en compañía del ambiente húmedo de la otoñal Cantabria.

No puedo contaros nada más, porque quiero que os la leáis! A mi me ha encantado…aunque yo tengo debilidad por Álvaro Pombo. No sé si estaría de acuerdo con mi manera de ver su novela pero como es un tío enrollado y muy divertido…le diría desde aquí que tiene uno de los espíritus más jóvenes que he visto, que nos iríamos de marcha o de viaje con él sin siquiera pensárnoslo. No dejes nunca de escribir! ni de ofrecer tu cara más extravagante y comunicativa en los medios… o puede ser que tus serias fotos eclipsen tu “norteño” sentido del humor (de norteña a norteño)jajajaalvaro-pombo[1]

Al encontrar esta foto me he sorprendido al reconocer el “sentido estético” de las cosas en la novela y en la realidad… dados de la mano.