7

El tejido mismo de la naturaleza se rompe

Hola chicas/ os!!! Aquí estoy dando guerra otra vez… Hoy vengo dispuesta a contaros un poquito sobre el origen de este blog, como idea, porque al final, como muchas cosas en la vida, esto ha acabado siendo un “sindiós” de temas mezclados, eso sí, con mucha ilusión y cariño.
Pues, la idea de este blog surgió de un proyecto previo, que todavía conservo aunque un poco abandonadillo. Hace cosa de un   año, o algo más (tenía razón esa gente que me decía que a partir de una edad los años pasan y ni te enteras) empecé a llevar un diario ecológico en el que iba escribiendo,  dibujando y siguiendo un proyecto plástico en el que registraba, de un modo u otro,  todas aquellas cosas que había comenzado a poner en marcha   para mejorar el estado ambiental del planeta; al principio las cosas típicas, como cambiar las bombillas por otras de ahorro, crear un pequeño   jardín en el balcón, plantar un árbol o ir en   bici a trabajar y más tarde, haciendo un listado de cosas pendientes o que no debía olvidar. Pronto   surgió  la ilusión de crear   un  blog que reflejase este “cuaderno de bitácora”… sin embargo, acabó surgiendo el Uyquecosas.
La verdad es que el resultado, aunque un poco “barulleiro” y discontínuo, me tiene contenta, sobre todo cuando veo que diariamente  hacéis búsquedas relacionadas con los temas por los que el blog nació; desarrollo sostenible, medioambiente, vegetarianismo (etc.) . Así que me gustaría retomar un poquito del espíritu que le hizo nacer e intentaré colgar pequeñas reseñas, documentos gráficos o recomendar materiales que me hayan ayudado, como parte de la filosofía de compartir “sabidurías adquiridas”.
En esta entrada, me gustaría llamar vuestra atención acerca de la serie de documentales “Planeta Tierra ; Planet Earth” de la BBC, material resultante del proyecto de la película “Planeta Tierra”, por su planteamiento interesante y bello.
En el documental “Salvando especies” se plantean varios dilemas al respecto del funcionamiento y planes de futuro de las asociaciones conservacionistas.
Uno de los dilemas más importantes a la hora de continuar dicha labor es la de si tiene algún sentido continuar trabajando cuando existen seres humanos sufriendo y muriendo cada día. La respuesta es sí, pero si queremos continuar protegiendo y preservando los espacios naturales de nuestro planeta, hemos de abordar también aspectos relacionados con la pobreza máxima que padece más de la mitad de la población mundial. De esta manera podremos hacer partícipes en los planes de defensa y protección a esas tribus y pueblos para los que esas reservas naturales son su hogar, quiénes mejor que ellos para saber qué camino seguir? Sin embargo, la pobreza y explotación a la que están sometidos no hacen posible que así sea.
Otro punto de interés es el de qué especies deben de ser las prioritarias a la hora de “invertir”, está bastante claro que no se podrá salvar a todas. Lo cierto es que esto es un aspecto complicado en el que influye el márketing y carisma de ciertas especies como el oso panda o polar. Es cierto que mucha más gente se ha interesado por el conservacionismo a través de simpáticas mascotas, grandes mamíferos o aquellos animales que para nosotros siguen representando un mundo salvaje, lleno de encanto, como pueden ser tigres, leones, panteras etc.
Sin embargo, los expertos afirman que seres como  los insectos y  anfíbios, que desaparecen de manera alarmante, son parte fundamental del tejido de la Tierra,  aunque representen el lado menos atractivo y emocional. Se calcula que se están perdiendo al menos un 50% de las ranas del planeta, la mitad de las selvas, la mitad de las superficies pantanosas y la mitad de los pastos.
Sea como fuere, una cosa es clara. Antes os escribía que SI merece la pena luchar por las especies en extinción a pesar de problemas emergentes de mayor urgencia. Por qué esta lucha no debe dejarse a un lado? Os contestaré con un frase de este mismo documental, bella y cierta, ya que animales , vegetales y personas  formamos parte del mismo planeta, y queramos o no mantenemos una dependencia mutua que no podemos analizar cada día,  pero que existe.
Debemos seguir luchando porque cada vez que perdemos una especie, no desaparece un tipo de rana o de ciempiés y punto…  “si perdemos una especie el impacto no será muy grande, pero si seguimos perdiendo especies una tras otra, lo que ocurre es que el tejido mismo de la naturaleza se rompe y esas roturas tendrán consecuencias muy negativas para los humanos que habitan el planeta” M.A. Sanjayan (Director Científico de The Nature Conservancy)