Con la que está cayendo…

En plena polémica sobre el uso del velo islámico en nuestro país… un cole de Vic, en el que estudian niñas y niños de 22 nacionalidades diferentes (un 70% del alumnado es extranjero), ha sido nombrado como el 2º mejor colegio de Cataluña. El nivel de estos alumnos en lo que respecta a la lengua española y catalana está por encima de la media española.
Después de ver diferentes entrevistas al profesorado… una, enseguida se da cuenta de que las actitudes y aptitudes de los profesionales que allí trabajan son una parte importante del éxito del centro. Y la verdad, era un placer observar las imágenes de un patio en el que todos los niños jugaban juntos, como lo que son… niños.
En lo que respecta a la polémica creada por el uso del pañuelo islámico… lo único que me gustaría decir al respecto, después de hartarme a escuchar opiniones y leer sms… es que no es lo mismo que un colegio, o lo que es lo mismo ” una herramienta” de educación, con autoridad y capacidad “adoctrinadora”, se pronuncie apoyando a un credo y no a otros, poniendo crucifijos o impartiendo clases de la religión mayoritaria, que que el ciudadano medio que acude al mismo, lo haga, dejando de algún modo claro su ideología religiosa.
Mal que le pese a gran parte de la población, siempre han existido ateos o creyentes de religiones minoritarias, que se han intentado sofocar, de manera más civilizada o a palos. Por ello, lo único que tengo que decir al respecto, es que las instituciones nos deben de educar y formar como seres pro-sociales, hacer que nuestras personalidades crezcan sanas, proporcionarnos instrumentos para vivir mejor y más libres… pero no adoctrinarnos en la fe mayoritaria. Si  algo engrandece y hace a este país un modelo a seguir, es el hecho de que hay LIBERTAD, libertad para creer y para no creer, libertad de expresión, de reunión, tolerancia y respeto hacia el/ lo diferente… y esto debería seguir siendo así.
La interculturalidad, para mucha gente es sinónimo de invasión, de pérdida de valores y espacios “españoles”, de una dinámica en la que existe el dominante y el dominado. Para mi, como para muchos, es sinónimo de riqueza cultural, de tolerancia, una oportunidad de aprendizaje y plenitud para nosotros mismos, para nuestros hijos, etc. en definitiva, para todo el entorno. Siempre dentro del respeto a los derechos humanos, dejemos que la gente vista, diga  y haga lo que le de la gana, mientras no haga daño a los demás! Si queremos que la situación de la mujer cambie, eduquemos y no prohibamos. Lo único que conseguirán en Francia con la prohibición del burka integral, con el que como mujer estoy completamente en desacuerdo, es restringir más aun el cerco de estas mujeres, que seguramente saldrán menos de casa y serán más vulnerables, ya que tendrán menos apoyo de su red social.
Trabajemos por el cambio desde la educación en valores, en el respeto y la tolerancia, siempre teniendo a la vista objetivos de igualdad y justicia social! Si este centro de Vic lo ha conseguido? qué nos lo impide a los demás?

PD: Para curar la tontería… leed “Cometas en el Cielo” !!! Un libro que nos ayuda a entender mejor la importancia preservar de la identidad cultural, válido para todos los credos!
Anuncios

6 comentarios en “Con la que está cayendo…

  1. Muy buenas tardes 🙂

    Es muy interesante la temática que tocas hoy.

    Estoy de acuerdo en que la actitud del profesorado es fundamental en la educación, al igual que también lo es la actitud del propio alumnado. En el caso de Vic, con niños que todavía no tienen asimilada una identidad u otra, pero que sí que tienen una actitud positiva ante la educación, y con un adecuado profesorado, el resultado era más que esperable.

    Esto viene a dejar clarito que los niños no son mejores o peores si vienen de una u otra étnia o raza.. Los niños a los que se les ofrece una educación adecuada acaban progresando sin importar su origen. Lo digo porque en este pais tenemos a demasiada gente que piensa que el color de la piel determina si se es un ser superior o inferior.
    Aunque…ello no signifique que la gente que venga de otra cultura (cultura, nunca raza) pueda tener problemas para asimilar aquella a donde emigra, y que ello pueda producir ciertos roces que hay que pulir entre todos, antes de que otros empleen la limpieza étnica con esta excusa. Con ello quiero decir que igual sí que hay que intentar integrar a otras culturas, y no dejarlas “a su aire” en ciertos aspectos. Yo creo en el respeto mutuo, no sólo en el respeto de una de las partes, sea la emigrante o la autóctona.

    Y tocando el tema del velo islámico…veamos…en este caso soy partidario del método francés. Soy partidario de este método porque elimina TODOS los símbolos religiosos. Porque el hecho de no poder mostrar tu religión hace que el resto te vea como un igual, cosa necesaria en ciertos ámbitos. Es, de hecho, una de las bases de la quinta enmienda estadounidense, el derecho a ocultar tu filiación religiosa, con el fin de no ser discriminado por ello.
    Y no creo que sea signo de respeto alguno el permitir ciertas (ojo, puntuales, no seamos talibanes) exhibiciones culturales o religiosas, tanto de culturas islámicas como católicas o de otras partes. Porque en su origen o en su sentido se mantienen actitudes discriminatorias, aunque la persona quiera o crea que quiere usarlo para afianzar su identidad. Seré más claro: En muchas familias de cultura afgana (la cual defiende el machismo) el no llevar el velo es una vergüenza para la familia de la que no lo lleve. Ello coacciona a la mujer a llevarlo para ser aceptada entre los suyos. Por lo tanto, no disponen de la libertad para decidir sobre su uso o no que debieran tener.
    En este caso, ¿Qué hacemos?. Pues que en reuniones privadas con gente de su cultura lo puedan llevar, pero que en acciones públicas no lo lleven, pudiendo elegir ya ellas si se reunirán con los de su “cultura” o aprovecharán para liberarse de ese cerco, sin ser identificadas por su rostro desnudo. Y si sus familias no les dejan salir de casa, ya llegarán los servicios sociales (pondría un teléfono gratuito para llamarles) o la policía a defender sus derechos fundamentales. Pero no creo que la tolerancia con los intolerantes que las oprimen sea una buena medida.

    En fín, el tema es complicado. ¿Qué opinais el resto?

    Besets,
    Kik 🙂

  2. Hola Ziannea… como siempre, ya sabes que encantada de que te pases por estos lares!

    Bueno, lo primero que me gustaría compartir contigo es la existencia del llamado “efecto Pigmalion”. El efecto Pigmalion es una comprobada teoría educativa, que nos dice que los prejuicios y el “curriculum oculto” que nos transmiten los docentes, es fundamental en la actitud de los alumnos hacia el rendimiento y el estudio. Así, un alumno hacia el que estemos predispuestos negativamente, es casi seguro que cumpla nuestras más nefastas expectativas y viceversa…

    ” Una profecía autocumplida es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta”

    Porqué saco el tema? Pues pq la actitud de estos niños ante el aprendizaje es mucho menos importante que la de sus docentes, sujeto definitivo para el éxito o fracaso de los alumnos. NO es una generalidad, pero ocurre en un número muy elevado de casos.

    En cuanto a lo que comentas sobre la “identidad” todavía no formada. No es del todo así, la identidad se forma desde los primeros meses de vida y el entorno familiar es fundamental, esto quiere decir que el entorno escolar pesa… pero está en segundo lugar. Sin embargo, no debemos olvidar la importancia del sentimiento de “pertenencia” y como decía al final del post, de la idem de preservar parcelas de la identidad cultural para un sano desarrollo de la personalidad. Cierto es que no todas las costumbres son igualmente respetables, pero no debemos censurar, ni tomar un papel de arbitraje, que por otra parte, nadie nos ha asignado…

    Podríamos hacerlo con mayor razón si nuestra propia cultura estuviese limpia de “polvo y paja”, pero en el marco de este país tan civilizado existe muchas costumbres reprobables y retrógradas. Por tanto, pq asumimos ser juez y parte?

    Con ello no quiero decir que debamos permanecer en la pasividad, si no que nuestra visión “emic” del tema, no nos permite ser tan objetivos como quisieramos. Debemos apoyar y asesorar en un proceso de cambio que ya ha comenzado, pero, debe ser el educando el que asuma un papel autónomo,ya que de otra manera no estaremos siendo mejores que los primeros colonizadores.

    Mi experiencia personal, desde niña, en cuanto a tener presentes diferencias externas… fuese a una monja con su “uniforme”, al skin del barrio, a los punkies, o a las amas de casa… es la de aprender y respetar la diferencia. En un colegio con todos los niños bien uniformados no existe más igualdad, si no, los mismos conflictos subyacentes que en mi cole público.

    Para terminar, siento el rollazo!, decirte que los servicios sociales dejan bastante que desear… por no hablar de las fuerzas de seguridad del estado. Por decirlo de algún modo, son la última barrera protectora…lo último a lo que se recurre. En los primeros puestos; la familia, los docentes, el círculo de iguales y la red social.

    Insisto… educación, tolerancia, participación ciudadana… nos ayudarán a construir ese mundo idílico con el que todos soñamos.

    http://psicopedagogialaboral.blogspot.com/2010/04/tenemos-miedo-ejercer-nuestra.html

    Como siempre, me he enrollado un montón. Gracias por pasarte a opinar!, notabamos tu falta por aquí. Un abrazo

  3. holaaaa!!!!
    Bueno, el tema da para largo y tendido…así que no me enrollo que aun estoy medio frita…jajaja!!
    Estoy de acuerdo con que una niña pueda ir al cole con velo, sin el, o con un frutero en la cabeza si le apetece…. es decir, deberíamos respetar las ideologías y formas de vida de los demás, aun en el caso de no compartirlas.
    No entiendo que se censure un pañuelo, pero si el compi de pupitre lleva la típica cruz de oro (esos maravillosos regalos de comunión…) porque está adherido a la religión católica no pasa nada….
    De hecho, y como comentas en el post, en muchos colegios hay crucifijos en las aulas, y muchos son los que se rasgan las vestiduras cuando se habla de eliminar su presencia en las mismas…..
    En el fondo, se nota que el nuestro es un país católico-apostólico-y romano, y que todo lo que se salga de ese contexto es malo y aterrador…. (estoy segura de que mucha de la gente que critica los velos es porque bajo ellos cree ver bombas)
    En fin! algún día evolucionaremos…. eso espero!!

    Biquiños pendona

  4. Ah!!!!me olvidaba!!si te gustó el autor de las cometas, yo tengo “Mil soles espléndidos” del mismo autor, y está muy muy bien

  5. Hola neni!!! Ya ves… por aquí, un día más… ya te contaré!

    El libro de “Mil soles espléndidos” se lo mandó mi mami a Felipe por su cumple… jejeje, y creo que me lo voy a pillar en breves! Después de “El hobbit”. Dicen que está mu bien y “Cometas” me ha gustado.

    Y bueno, en cuanto a tu comentario sobre el post… me ha gustado mucho tu aportación “mucha gente que critica a los velos es porque bajo ellos cree ver bombas”. No podría estar más de acuerdo.

    Y bueno, en realidad he escrito sobre el tema pq parece que todos los medios están interesados en propagar noticias negativas sobre el tema de la inmigración, aunque también las haya de otro cariz!

    Demosle las gracias (al más puro estilo litúrgico) a san internet… que nos ayuda a completar información y tener una idea más realista de lo que pasa en el mundo! 😉

    Besssosss

  6. ¿Qué puedo decir yo sobre este tema? Seré breve….

    A mi no me gustan los símbolos religiosos en instituciones educativas. Cuando era pequeño, puse un “cartelito” en el tablón del cole informando sobre la inconstitucionalidad de los crucifijos en las aulas (no veáis el pollo que se montó, seguro que aún se acuerdan)…

    Sin embargo, creo que el tema no permitir el velo amparándose en el reglamento cel centro es más una actitud discriminatoria (y por tanto, denunciable) que otra cosa, ya que este reglamento no se aplica de manera estricta para otros asuntos, como en el propio centro reconocen, como en donde hablan de la “ropa provocativa” (¡en el reglamento!) o estupideces por el estilo, sólo propias de un centro con cierto tufillo fachundo…

    Como persona agnóstica-atea etcétera (con pedegree de apóstata, si quieres te lo miro…) no me gusta el velo, por lo que simboliza; pero creo que es más importante el derecho a la educación y la tolerancia que la eliminación de signos religiosos. Además, una cosa es que los signos estén institucionalizados (es decir, los lleven los profeso o las aulas) y otra cosa es que los alumnos lleven los signos culturales que les dé la gana. Me parece indignante, además, que un reglamentillo del tres al cuarto pueda tener tanto poder y sea jurídicamente aplicable… Debe crearse una norma común aplicable a todos los centros (incluidos los religiosos, si son concertados), y por supuesto opto por una norma tolerante con la vestimenta y signos de los alumnos, mientras no perturben de manera clara y demostrable la marcha de la actividad educativa, que es para lo que están ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s