Una esfinge colibrí en mi jardín!

Como ya sabéis, uno de los motivos de la creación de este blog es la de difundir e informar sobre pequeñas cosas que, además de ayudar al medioambiente, nos hacen disfrutar más de nuestras vidas. Lo primero, deciros que ha comenzado la primavera… y a pesar de que el clima no ayuda, se pueden observar nuevos brotes y flores silvestres. Para mi la primavera tiene un gran significado a nivel personal, pero también simboliza el inicio de un nuevo ciclo de vida en nuestro ecosistema y en el propio organismo.
Uno de los consejos ecológicos que hemos adoptado hace ya un par de años (madre mía!… cómo pasa el tiempo!) es el de crear un jardincito en nuestro balcón, y a pesar de que al principio nuestras plantitas eran pequeñajas e incluso rebajadas por estar un poco “chuchurrías”… poco a poco, con tiempo, dedicación y mucho amor, hemos logrado un ecosistema equilibrado en el que nos visitan mariposas, escarabajos y pajaritos todos los días. La verdad es que la calidad de vida mejora cuando sales a tu pequeño balcón en primavera y lo ves cubierto de margaritas, clavelinas, aromática lavanda, salvia… pero, aún más cuando ves que se convierte en rincón de descanso para pájaros y hogar de gusanitos y mariquitas…
Cuál no sería nuestra sorpresa cuando la primavera pasada descubrimos a un nuevo visitante en nuestro jardín! Al principio pensábamos que se trataba de un insecto extraño o de un colibrí… finalmente se trataba de una especie de mariposa llamada colibrí-esfinge o esfinge-colibrí. Isabel la identificó, Susana la amadrinó y le puso nombre,”Piticli”,  y nosotros difundimos su foto por redes sociales y nos aproximamos cada día más a ella, hasta que ya no resultábamos ninguna amenaza.
Nos permitía acercarnos y observar su labor de “libación” de nuestra lavanda ecológica, con esa especie de “tubito”… es un animal muy  simpático! Y lo cierto es que en todo es como un colibrí (en lo que se refiere a su aspecto) , salvo que no lo es… mueve la alas a toda velocidad y se mantiene suspendido en el aire como un “autogiro”, tiene el mismo tamaño y unos colores muy chulos.
Por eso, ahora que comienza un nuevo ciclo estacional os animamos a emprender vuestros propios jardines. Llenos de flores o de hierbas aromáticas, de tomatitos cherry o aloes. Seguro que pronto os sentiréis reconfortados y acompañados por nuevos seres vivos a los que ofrecereis un lugar de descanso en medio de la ciudad o un hogar plagado de distintas especies vegetales.
Será vuestro lugar zen y parte de vuestra cocina…
Por cierto! Las fotos son de Piticli… y de nuestro jardín! A qué mola?
Anuncios

3 comentarios en “Una esfinge colibrí en mi jardín!

  1. Mira la Montse!!! Cómo se descojona…!!! jajaja, anda! pincha en la foto del bicho para ampliar y ya verás como mola!!!

  2. Vaya…¡Piticli!. Ay Piticli boniiiito (parafraseando a Enjuto).

    Es una buena iniciativa el ajardinar un poco nuestras casas -aunque siempre en el exterior, ya que en el interior, por la noche, la plantas compiten con nuestro oxígeno, y eso podría no ser bueno si hay demasiadas- para ayudar a renovar el aire. Luego, lo de que las aves lo usen de “área de descanso” me parece estupendo: yo cedo parte del toldo del apartamento de mis padres para que descansen allí, dejándolo sin subir del todo, y el caso es que hay pájaros que ya ni me temen, se meten en casa, y hasta se quedan viendo la tele como si estuvieran en su casa.

    Lo de los insectos….depende de cuales. Los insectos en ciudad suelen ser más nocivos que beneficiosos (la epidemiología no entiende de correcciones políticas: Ciertos insectos transmiten enfermedades, y es mejor que no estén en donde hayan en zonas urbanas), pero también habría que ver qué tipo de insectos van a ese tipo de jardín. Por ejemplo, el murciélago, digoooo el colibrí-esfinge (que es un insecto pese a parecer un ave) no transmite enfermedades conocidas para el ser humano, no le causa daño alguno, y favorece la polinización de las plantas (lamentablemente, incluyendo algunas que interesa mantener no polinizadas), con lo que generalmente es beneficioso.

    Y no quisiera terminar sin dejar otro punto de vista….¿habeis pensado en el efecto sensorial que producen las plantas?, me refiero a la alegría que transmiten los colores de las flores y, sobre todo….sus aromas. Tener plantas en el jardín crea un efecto “aromaterapia”, mejorando nuestro estado de ánimo.

    En fín…todo son ventajas. ¡Pon una planta en tu vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s