Cuando las necesidades materiales eclipsan a las básicas

DSC04169bisSegún parece estamos asistiendo a un momento histórico en el rumbo de nuestro  planeta; lo que no sabemos todavía es si  será para bien o para peor aún. Supongo que  todos sabréis que de cara a 2010 las bolsas de plástico estarán prohibidas,  aunque haya  un mail circulando diciendo que esta medida no está justificada… en fin, lo que son los reenviados! …unos  meses  antes la gente me enviaba otro mail sobre los perjuicios que   las  bolsas de plástico acarreaban al medioambiente. Para  gente poco informada puedo decir que esta medida se ha tomado a nivel global, siendo China la primera potencia en   poner   en  marcha tal retirada.
Todos sabemos que las hasta ahora principales distribuidoras de toneladas de bolsas de plástico al año, han iniciado una   campaña de “lavado de cara” en la que apuestan por la ecología y defensa de los espacios naturales… de aquí podría salir otro   post dedicado a un marketing sin corazón que manipula al consumidor, cambiando el presente para “cambiar el   pasado”,como  mucha gente me ha comentado (sobre todo tú), llegará un día no muy lejano en el que pensaremos que dichas   multinacionales son defensoras a ultranza de la defensa del medioambiente desde siempre, cuando en realidad son parte   importante del problema.
De todas maneras, lo que me propongo denunciar en este post no es nada de esto, sino algo mucho más peligroso…por muy inofensivo que parezca a pie de caja. Resulta que estos hipermercados están comenzando a ofrecer una alternativa de la cual me dispongo a informar. Se trata de las “bolsas de patata”. Somos muchos los que pensamos que la comodidad de los consumidores hará que sigan utilizando bolsas de un solo uso, ya que resulta demasiado incómodo y kitsch el llevar unas bolsas de tela o saco de casa. El primer dilema que se plantearía una persona cabal es… habiendo gente que se muere de hambre en el tercer mundo (y en el cuarto), cómo es que utilizan patatas para que me lleve mi compra a casa???? Lo que se nos responde es que para la producción de estas bolsas se utilizan patatas “no aptas” para el consumo (eso habría que investigarlo…porque a mi me suena raro, os prometo otro post).
La segunda duda que asalta al consumidor responsable es… cuánto terreno cultivable se destinará al cultivo de patatas para la fabricación de bolsas? Y la respuesta es lo más preocupante, ya que dependerá de la demanda por parte de los países desarrollados, pudiendo llegar a utilizarse terrenos destinados a agriculturas domésticas del segundo y tercer mundo y/o espacios naturales como selvas y bosques primarios. Una polémica similar surgió ante el tema de los “biocombustibles”. Todavía recuerdo la caña que se nos metía a los “ecologistas” cuando los criticabamos… hombre! eres ecologista y te parecen mal los biocombustibles?!!! …
Sí señor, porque el peligro de los biocombustibles (al igual que el del asunto que aquí nos ocupa) es que necesitan gran cantidad de suelo cultivable o destrucción de bosques primarios para el cultivo de cereales que se dedicarán en exclusiva a la producción de biocombustibles, sin tener en cuenta a cuánta gente se podría alimentar con la roturación de dichos terrenos dedicados a acabar con el problema del hambre. Es inaceptable que la falta de investigación e inversión en energías renovables nos lleve siempre al callejón sin salida de utilizar energías sucias y que acrecientan cada año la desigualdad social.
No me gustaría finalizar este post sin mencionar el caso del cultivo de la “soja transgénica”. Soy vegetariana y me he encontrado muchas veces con gente que me habla de la misma destrucción de bosques primarios y uso de zonas de cultivo en la agricultura intensiva de la soja… y tienen razón, lo que se está haciendo con la soja es tan o más imperdonable que lo anteriormente mencionado… por un lado habría que preguntarse cuál es el sentido de que todos los productos del supermercado lleven soja (galletas con soja, yogures con soja… hasta habrá choricillos con soja, el colmo del absurdo es la leche enriquecida con soja, coño! tómatela de soja, no seas garrulo!) y por otro está el dato real de que  la mayor parte de soja transgénica que se planta (con todo lo que ello acarrea; desertización, destrucción de selvas y bosques, expropiación de zonas de cultivo de economía doméstica, etc) se utiliza como “soja forrajera”, es decir, como alimento de ganado para el consumo de los países desarrollados… desde mi postura vegetariana, tengo clara la solución, que pasaría por la reducción en la ingesta de carne. Si preguntáis a vuestras abuelas, éstas os podrán aclarar gratuítamente y de forma más fehaciente que la wikipedia cómo los hábitos en el consumo de carne han variado en los últimos 50 años… de comer carne un par de veces a la semana y hacer el potaje con cuatro trocitos, hemos pasado al consumo de carne en cada plato…comida y cena. Es esto sostenible?
Supongo que ahora entenderéis mejor mis dudas respecto al “dónde nos dirigimos” a través de esta cultura de defensa del medioambiente “del palo”…
Amigos, siento mucho deciros que si todo esto os preocupa, aunque solo sea un poquito, no os quedará otro remedio que cambiar vuestros hábitos de consumo y vuestra manera de estar en el mundo. Porque cada pequeño gesto cuenta!
Además… y para motivaros os regalo esta foto de una libélula que saqué hace un par de días en El Saler… ¿merece la pena poder seguir disfrutando de este espectáculo que es el mundo en el que vivimos?


sostenibilidad-ahorro-confort

Anuncios

7 comentarios en “Cuando las necesidades materiales eclipsan a las básicas

  1. Hola Lola… Así que “(Sobre todo tú)”, o sea, yo… jeje…

    Sí, esto de las bolsas de patata… No sé yo… Yo estoy de acuerdo contigo en que la gente comodona (y los supermercados facilitando esta tendencia) incluso preferirá pagar por bolsasde un solo uso… Ojalá que no… Pero creo que así será, y será entonces cuando empiece un problema medioambiental nuevo, de masificarse el consumo de este tipo de bolsas…

  2. Jelou mujer ecológica!!!! dentro de poquito te veo con los de greenpeace colgada por algún lado..jijiji…
    Estoy de acuerdo en que muchas medidas supuestamente ecológicas, cuando se lee la letra pequeña, resulta que no son eso, sinó todo lo contrario…pero es el cuento de siempre: solo se facilita una parte de la información al consumidor, de manera que el mismo unicamente llega a hacerse una idea muy parcial sobre el tema… bla bla bla.. la cuestión es que consumamos cuestionándonos las cosas lo justo y necesario (ya sea la soja, las bolsitas, etc… y así vamos por muy mal camino.
    La concienciación a nivel individual es importante, pero pienso que si el sistema económico implantado actualmente, no se adapta al “oscuro”panorama medioambiental que se nos está viniendo encima por años y años de abusos contra el medio, nos quedan dos telediarios en el planeta tierra…..
    MUAKS

  3. Pues sí, muchas veces nos engañan con avances supuestamente “ecológicos”, que resultan ser mucho menos sostenibles aún que el problema que se pretendía solucionar con ellos. En este caso, yo creo que la clave, una vez más, está en la investigación (sí, esa a la que ha recortado el presupuestos el gobierno).

    Porque estoy convencido que, si a base del almidón de la patata se pueden hacer bolsas, también se pueden hacer con el almidón de otros vegetales no-comestibles, y que seguramente requieran menos tierras y cuidados que estos tubérculos americanos.

    Incluso estoy convencido de que dichos inventos ya existen. Lo que pasa es sus patentes están bien guardadas en un cajón, esperando a que puedan lucrarse con lo que debería ser un derecho, el derecho a poder cuidar el medio ambiente. Y lo hacen por un motivo que es una moneda con dos caras: Las subvenciones.

    Las subvenciones (sea a energías renovables, sea a productos ecológicos o a la sostenibilidad) crean, por un lado, una situación de fomento de conductas. Pero por otra parte, también crean una increible especulación por los beneficios económicos que produce. El ejemplo más claro lo tenemos en la especulación con tierras en Castilla, con la intención de hacer “granjas solares” extensivas. Ahora, la ley se ha complicado tanto que un productor autosuficiente de energía se tiene que enfrentar a los mismos trámites que una centrál eléctrica de cualquier tipo.

    La clave, por tanto, está en fomentar la transparencia (como cuando se prohibió el uso de “bio” para los productos adelgazantes, por no proceder de agricultura ecológica) para que las empresas no nos engañen, y sea el ciudadano, ya con los ojos abiertos, el que reclame avances. Si no, empresas y gobierno seguirán engañandonos.

    P.D. Uy, que político me ha salido el comentario. ¡Perdón! 🙂

  4. La verdad es que no tenía ni idea del tema de las bolsas de patata. Yo creo que lo ideal sería que desde niños nos hicieran ser conscientes de la fragilidad del planeta, de lo importante que es cuidarlo (que pasa por cuidar de nosotros mismos, de todos los seres vivos). Sólo así nos cuestionaremos las cosas y tomaremos las riendas, en lugar de dejarnos llevar. Es decir que la solución está en la educación, o al menos en la transparencia, como ya se mencionó en otro comentario (siendo adultos tampoco perdemos la capacidad de razonar, así que no estaría mal que nos respetaran un poco). Gracias por tu post, y la foto es preciosa!

  5. Prometo dar la réplica (jeje…) a todos los comentarios…pero antes de que se me olvide lo que tengo en mente…

    Isabel, cierto es que como adultos no perdemos la capacidad de razonar, pero leí hace poco en “tu” librito de Erick Fromm, y me pareció una gran verdad, que una gran parte del espíritu crítico en el adulto, se pierde debido a presiones grupales y manipulaciones políticas, comerciales(…) . Esto lo comentaba al respecto de los refugios nucleares en América, allí nadie tiene miedo a la guerra nuclear porque tienen esos refugios (que el Estado les vende como la panacea) pero no se dan cuenta de que dado el caso no les daría tiempo a llegar para resguardarse y se daría un caos considerable, teniendo en cuenta que sólo dispondrían de 1/4 de hora… un niño de 5 años , cuyo espíritu crítico todavía funciona, se preguntaría si la maniobra sería factible… ciudadanos adormecidos harían caso de sus políticos y punto…

    Así esta la cuestión…

    Ya iremos juntas al “refugio de las libélulas” (el de la foto) . Un abrazo!

  6. Lo prometido es deuda, y aquí estoy para reflexionar con vosotros… creo que en líneas generales todos opinamos lo mismo aunque cada uno de vosotros os centráis en un aspecto de este asunto; unos (como Felipe) en la idea compartida de que la gente se acomodará y pensará antes en mantener su “status quo” que en las focas o las ballenas, otros (Montsita) en la poca fe que nos queda tras años de abuso al planeta… será reversible todo el daño que hemos causado?, algunos (Kike) comentáis aspectos relacionados con las responsabilidades políticas subyacentes y aportáis datos interesantes como el de las granjas solares (ya me comentarás algo más, no sabía nada de esto) y que no falte una mirada (Isabel) a nuestra única esperanza , la educación a pequeños y grandes.

    Lo que tengo claro después de todo, es que debería daros las gracias, porque con la ayuda de vuestras aportaciones esto ha quedado mucho mejor!

    Un abracito para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s